14.5 C
Pereira
lunes, julio 15, 2024

El amor te hará inmortal (1)

Es tendencia

- Advertisement -

Héctor Tabares Vásquez
Columnista
Descartando de plano una vocación romántica o una problemática individual respecto del tema, llega a nuestras manos un texto de variadas connotaciones e incidencia en la vida del ser, cualquiera sea la circunstancia, condición o identidad cultural. Todo gira alrededor de un fenómeno natural irreversible y esquivado en disposición y realidad. La muerte y las implicaciones anímicas posteriores en los eventos donde surge una especie de remordimiento y el sacudimiento de una carga moral agobiante; en muchos casos, incapaz de tornarse en fácil solución y de remediar a corto plazo. Cuando este acontecimiento visita a una familia y el faltante representa una figura legendaria en el hogar, el vacío y la pérdida del momento significa un golpe demasiado fuerte, haciendo engorrosa e intratable la situación acaecida. Son numerosos los métodos y los procedimientos en procura de llevar un poco de tranquilidad y sosiego a los dolientes y en mayor grado a los que el hecho fustigó inclementemente. Aquí la novedad radica en encontrarse un escrito a través del cual hallamos un modo asaz original y complejo de enfrentar el asunto en cuestión. Los amantes, diletantes o amigos de la ópera, la música, el drama, además de la mitología, descubrirán en el trabajo de Gener, no solo un alivio, un reencuentro y una motivación a su pasatiempo, sino también el deseo de iniciar o volver a realizar un duelo de los citados y de aprovecharse de un medio de tal entidad, en ese alucinante camino de la defunción y los efectos colaterales en quienes quedan.

El estilo del autor no deja de constituirse en algo peculiar, bastante singular de narrar y de darle pábulo a sus emociones, al recurrir a las diosas o Moiras de las leyendas griegas y acomodarlas, en contexto, a fin de transitar entre telones, teatros y partituras, combinándolas en detalles biográficos muy interesantes de famosos en la farándula clásica, al igual, rodeados de la aureola quijotesca y de los desenlaces amargos en las controvertidas existencias. Es quizás la parte del libro, el presunto lunar en un excelente producto literario y artístico, altamente novelado, por parecer frívolo en lo tocante a las estrellas del espectáculo advertidas en él, empero, no le resta el valor y la honda calidad humana contenida en la forma de contar el deceso del padre y lo ocurrido después, de qué manera se afectó la cotidianidad, el devenir de la subsistencia. Puede mostrarse como estereotipos, posturas apenas normales en el discurrir del hombre, sin grandes angustias y apremios. No obstante, es preciso decirlo, la inmensidad del sentimiento, la profundidad de la expresión, la serie de relatos pletóricos de intensidad y ostentando un impecable léxico totalmente alejado de la rimbombancia y la ampulosidad. Avivando la llama de la gratitud, exaltando los espíritus de la esperanza, raspando las recónditas sensaciones de la pesadumbre, poniéndolas en el sitio indicado, a saber, cada uno en el silencioso espacio de la conciencia, en la dimensión fiel de un comportamiento relacionado con la parentela.

Habrá de medir y estimar el denuedo del cronista en acercársele y en ayudar o servir a una causa tan trajinada y nunca bien ponderada presencia inmediata de la ausencia y tristes despedidas. El recordar, soñar, llorar, verbos y acciones, lugares comunes y determinantes en el mundo verdadero, suelen convertirse en actos ridículos y apasionados, mientras en algunos, en nosotros, es un aliciente en el esfuerzo de conservar intacta la memoria de nuestros parientes más próximos. “Estaba claro que encontrar la espiritualidad no curaba las enfermedades……ni evitaba las muertes……pero….Te conectan con el alma….y con la vida….incluso con la muerte “. (2) Allende la tendencia a tratar de estar apelando a las actualizaciones, a utilizar las muestras acudiendo a las redes sociales, seguramente nos absorbe y aliena lo mediático ante la fuerza y el carácter de la obra leída.
Gener, Ramón. El amor te hará inmortal. Música, memoria y vida. Plaza Janes. Novena Edición, marzo, 2220.
Óp. Cit. Pág. 221

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -