21.6 C
Pereira
domingo, abril 21, 2024

¿Dónde están las cámaras?

Es tendencia

- Advertisement -

En pocos meses se cumplirán 75 años de la publicación de la novela anti utópica “1984”, del escritor inglés George Orwell, en la que narró la vida social en el insoportable mundo presidido por el Gran Hermano y sometido por la omnipresente “policía del pensamiento”. 

Durante muchos años la humanidad condenó, por violatoria de la intimidad, la sola idea de la vigilancia permanente a los ciudadanos. Sin embargo, las circunstancias en las que hoy se desenvuelve la violenta vida cotidiana hace que ahora las sociedades clamen por la vigilancia electrónica permanente. 

Gobiernos de todo el mundo, desde hace una década, con el aplauso de sus gobernados, vienen formado extensas redes de cámaras biométricas de vigilancia electrónica que permiten identificar una persona, aun con su rostro cubierto, gracias a complejos algoritmos, que en una fracción de segundo elaboran un mapa digital de la cara de un individuo para individualizarlo e identificarlo, al compararlo con los rostros almacenados un una base de datos. 

De acuerdo con una publicación de El Diario, del pasado 29 de enero, el actual gobierno de Pereira recibió un inventario de 490 cámara para vigilancia electrónica, de ellas 32 apagadas. Aunque en el tablero de la central de monitoreo de la Policía, aparece 498 cámaras, entonces, faltan 8. Pero sólo 200 de esas cámaras, las más modernas, tienen capacidad de reconocimiento facial y sólo ocho tiene la capacidad de reconocer las placas de los vehículos, lo que hace que casi el 60% de las cámaras de Pereira, sean obsoletas, o poco útiles, para un sistema de vigilancia efectivo.

200 cámaras, 2,4 por cada mil habitantes, es una cantidad irrisoria para Pereira, en proporción a su tamaño, si la comparamos con las 3,8 cámaras por cada mil habitantes que tiene Bogotá, mientras Puebla, en México, tiene desplegadas 4,5 cámaras por cada mil habitantes.

Con el panorama de violencia que ahora azota a Pereira, donde vienen aumentando, de manera explosiva, los ajustes de cuentas, los asesinatos y los atracos; es evidente la urgencia del crecimiento de la vigilancia electrónica con suficientes cámaras interconectadas por una red de datos confiable ya que, de acuerdo con lo manifestado por la policía a El Diario, las cámaras apagadas lo están por problemas con la internet, una situación repetitiva que se evitaría con una red de datos no comercial, que podría ser la enlace de un sistema inteligente de alumbrado público, pero manejado por el Municipio, pues no tendría presentación la intromisión de un privado en el monitoreo que, aunque indispensable e inaplazable, roza con la invasión a la privacidad de los ciudadanos.

En consecuencia, las 800 nuevas cámaras que pretende instalar el actual gobierno de la ciudad, aunque serán un aumento importante, seguirán siendo insuficientes.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -