15.4 C
Pereira
jueves, abril 25, 2024

Disonante carbofobia

Es tendencia

- Advertisement -

El temor por subir de peso y a ganar masa grasa por el consumo de carbohidratos se conoce cómo carbofobia. La clasificación que se le da a este nutriente en los alimentos es de harina, donde yace un conglomerado, desde tubérculos cómo la papa, raíces cómo la yuca, cereales cómo el arroz, entre los más comunes. Hoy por hoy, es muy común escuchar la implementación de dietas restrictivas sin una razón tangible y poco sostenible en el tiempo, dietas o regímenes alimentarios que son recetados por personal poco calificado, carentes de bases científicas sólidas, poniendo en riesgo la salud de personas. Donde pareciera que el único remedio para “bajar de peso” es realizar una dieta hipoglucida o baja en carbohidratos. Es muy común escuchar “si estoy a dieta y ya quité las harinas” o “no estoy comiendo arroz”. 

Para esto hay que entender que, las “harinas no son el problema” sino la proporción y la calidad de estas, es decir no es lo mismo consumir un carbohidrato proveniente de un producto de panadería, que en su composición hay grasas trans, alto porcentaje de azúcar y margarinas, que a consumir un carbohidrato cómo es el arroz o la papa, donde sus índices glicémicos, y su composición nutricional es totalmente diferente. En cuanto a la proporción, es de vital importancia aclarar algo. El ser humano tiene un mecanismo de supervivencia que se instauró hace millones de años, cuando el hombre antepasado recorría la tierra y tenía grandes periodos de ayuno, ya que el alimento no era tan disponible. Ese mecanismo responde almacenar energía en forma de tejido adiposo o “grasa”. 

Entonces, si hay consumo desmedido de grasa, carbohidratos e incluso proteína el exceso de estas calorías tienden acumularse en forma de tejido adiposo. Respondiendo dos premisas muy comunes, la primera es que, así tengamos una dieta alta en proteína pensada para formar músculo podemos caer en el exceso de calorías por parte de la proteína acumulándose en forma de grasa, de la misma forma,  esa proteína dentro de organismo necesita energía para poderse utilizar, dicha energía tiene que ser proveniente de las grasas y los carbohidratos, esto se conoce respaldo calórico no proteico, porque si, así no lo creas el organismo también utiliza energía para metabolizar todos los nutrientes provenientes de la comida. Por otro lado, la segunda premisa, es que contemplar un alimento cómo un nutriente per se no es lo más adecuado, es una tendencia que ocurre con las frutas, pensar que solo aportan fructosa un azúcar natural de ellas, es un grave error, ya que hay otros nutrientes muy interesantes que se pueden aprovechar de ellas cómo las vitaminas o algunos antioxidantes. 

Por último,  cabe resaltar que la técnica culinaria hace que haya más disponibilidad de nutrientes en algunos casos, es ejemplo del jugo, ya que el hecho de someter la fruta al licuado hace que haya más disponibilidad, este caso de los azúcares de la fruta. Es importante entender en este punto, que efectivamente hay algunas poblaciones en las cuales se debe restringir el consumo de ciertos alimentos, el caso de la fruta y especialmente de los jugos en personas diabéticas o intolerantes a la glucosa o personas que padezcan de hígado graso. 

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -