¿Y los alcohólicos qué?

Rubén Darío Franco Narváez

Columnista

En nuestra amada ciudad se habla de todo y se busca solución a todos los problemas. Aquí, sí hay sentido de pertenencia y el civismo sigue alojado en el corazón pereirano. Pero…

Un autor desconocido, nos hace caer en la cuenta que “La primera cosa de la personalidad humana que se disuelve en el alcohol es la dignidad”.

Triste y conmovedor espectáculo, presentan (gratuitamente) cientos de alcohólicos, públicamente instalados cotidianamente en céntricas calles y los principales parques de Pereira.

Las autoridades no hacen nada para combatir estos degenerados espectáculos que afectan psicológicamente a nuestra voluble sociedad. La condescendencia es notoria; tal vez por intereses económicos, difícil de esconder puesto que en las propias puertas de estanquillos, en pequeños grupos, a la vista de todos los transeúntes se compite por pimplar chirrinche, aguardiente, y… hasta alcohol puro.

Aunque existen normas claras para hacer respetar nuestros parques como centros de concentración familiar, no se hace nada por erradicar las perjudiciales exhibiciones de los descarados alcohólicos.

Parece que acogen la frase del inmortal cantante estadounidense Frank Sinatra: “El alcohol puede ser el peor enemigo del hombre. Pero en la biblia dice que ames a tu enemigo”.

Preocupado por la inadmisible situación, abordé a varios alcohólicos para preguntarles ¿Por qué bebe?

El 90% de ellos contestaron: “Por desengaños”. Sí, por desilusiones fue mi conclusión después de escuchar, una a una, sus desgarradoras historias de amor.

Comprendí por qué entonaban el tema del argentino Daniel Melero: “Somos mundos cerrados, vivimos separados,/ aún miro tus ojos y veo líneas,/ amor: veo líneas, líneas de amor/ decepción, desengaño, desencanto, desilusión, engaño, frustración, burla, chasco…”.

La definición es precisa: “El alcoholismo es la incapacidad de controlar el consumo de alcohol debido a una dependencia física y emocional”.

Sin embargo, abundan en nuestra ciudad gran cantidad de Centros de Alcohólicos Anónimos; la mayoría de ellos con auxilios oficiales y el patrocinio de algunos políticos de turno.

Hoy, cuando se hacen buenos anuncios de la administración comandada por Carlos Alberto Maya López; así como se tomaron alentadoras medidas sobre los habitantes de calle, se deben implementar acciones efectivas para evitar los contraproducentes espectáculos de alcohólicos en parques y andenes de nuestra amada Pereira, algo que ya se volvió común en la amada ciudad nuestra.