Supositorios

Gilberto Trujillo
Columnista

En días pasados hubo una noticia que pasó casi desapercibida: el gran adelanto del túnel que llevará las aguas residuales del río Consota al Otún con destino final a la PTAR (Planta de Tratamiento de Aguas Residuales) La inversión asciende a más de 32.000 millones y el proyecto tiene visos de buen futuro. En días pasados, y como dato curioso, en la vía hacia Armenia, en el puente sobre el primer río nombrado, y por cuenta de las temperaturas actuales, se formó un nudo de movilidad porque muchos motociclistas dejaron sus ídem mal parqueadas mientras disfrutaban de un baño con pelota de números y fiambre. Entonces ¿Cómo será el día que dicho afluente esté libre de contaminación? Ojalá lo alcancemos a ver porque sería un gran logro en materia de administración pública. Y yo creo que lo veremos antes que la doble calzada con la que nos tiene tramados el abusivo concesionario.

***

“Chapín”, originalmente, era una especie de tributo que pagaban los vasallos de estas Américas al rey de la época para contribuir a la dote de la futura reina con motivo de su casorio y tales fondos llegaban directamente a ella. Posteriormente –en el siglo XV- se fabricaron unos zapatos de plataforma para que las señoras se vieran más altas y se les adjudicó tal nombre. Dice Wikipedia que un zapatero de Cádiz llegó a Bogotá en esa época y empezó a fabricar tal producto con el nombre de “Chapín Hero” y, por contracción, el lugar donde se agruparon los diversos empresarios terminó llamándose Chapinero.

***

Lo que hizo el pasado alcalde de Medellín con el edificio Mónaco, de Pablo Escobar ¿no podrá ser replicable en la Posada Alemana? Sería una buena contribución al Paisaje Cultural Cafetero.

***

Feliz fin de semana.