Se le llenó la taza

Ricardo Tribín Acosta

Columnista19

¡Me tiene hasta aquí! dice la señora al tiempo que hace señal expresa pasando la palma de su mano por la frente, para decirle al borrachito que no se lo aguanta más. El hombre, con el rabo entre las piernas sola sabe decir: perdóneme, esta será la ultima vez que yo beba. ¡Qué va! le contesta la afectada pareja siguiendo con su cantaleta, proceso que solo acabará hasta cuando uno de los dos no aguante más.

 

Palabras tan solo palabras son las que el beodo usa para expresar su temor y así salir del paso del chapuzón de la esposa, pero esto, tarde o temprano, hará que el hilo se quiebre por el lado más frágil y será entonces cuando al borrachón lo mandaran a freír espárragos en forma permanente, quedando sumido en una gran soledad causada por el mismo.

 

El fondo viene cuando se esta enfermo y cansado de estar enfermo y cansado, lo cual es lo ideal pero que en un buen numero de ocasiones no llega tan fácil. Se requiere entonces un plan de acción y de vida en el cual el borracho, de la mano y el apoyo de otros como el que ya no beban, podrá salir adelante y dejar la bebida, caminando al tiempo de la mano de un Poder Superior, tal y como el mismo lo conciba.

https://ricardotribin.blogspot.com