Reingeniería a la Monarquía

Alexánder Ríos Arboleda

Columnista

Suena extraño en estas latitudes la figura del Rey, la Reina y los príncipes. Solo nos hemos familiarizado con ello en los cuentos de hadas, en las películas y en las series de televisión hoy de moda con la oferta de Neflix, Apple TV, Claro video entre otras. En ese mundo mágico donde el soberano ordena y dispone de comodidades, todo está sustentado en legendarias costumbres que se perpetuaron en el tiempo, pero que hoy es una figura complementaria a los sistemas democráticos de sus países. Esto ocurre en Inglaterra, Japón y España, como los más destacados.

 

Hoy es titular en todos los medios escritos y hablados principalmente de Gran Bretaña, que un príncipe como es el señor Harry y su esposa, quienes ostentan el título de Duques de Sussex, deciden renunciar a ese mundo de fantasía de la Familia Real inglesa. Igualmente rechazan el sueldo de la corona y pasan a convertirse en cristianos comunes y corrientes, eso significa que van a trabajar y a crear su propia vida financiera. Esta decisión de la joven pareja es un claro mensaje de que ese mundo de reyes está cumpliendo un ciclo y decididamente parece un elemento extraño en una Nación moderna, forjada en otros anhelos políticos, basados en el trabajo y la representación plural de la sociedad en el mando de sus instituciones.

 

Y mientras el príncipe se retira a la vida moderna, la Nación inglesa lo hace de la Unión Europea en un mandato del pueblo en votación reñida, que lleva al país a un refugio de viejos modelos comerciales, con la refrendación del referéndum por parte del Parlamento y la Reina. ¿Cuál de las decisiones será la certera? Eso solo el tren de la historia lo contará.

 

La reingeniería a la monarquía inglesa se tendrá que dar, porque ya sus aliados como Escocia e Irlanda amenazan no aceptar el retiro de Inglaterra de la Unión Europea y de paso destruir la Gran Bretaña. Las consecuencias económicas, de visados, de participaciones deportivas y de un sinnúmero de eventos se tendrán que redireccionar a partir del 1º de febrero y el año 2020 quedará como una cicatriz en el anhelo de unión que han querido consolidar los europeos de cara a las potencias estadounidense, China y Rusa.

 

Estos eventos parecen lejanos, pero indirectamente la decisión del Brexit afectará puntualmente en el campo económico a Colombia. Al tener que ajustar negociaciones comerciales con actores ya independientes.

 

P.D. El torneo preolímpico de fútbol en Pereira es una muestra de confianza de la calidad de escenarios deportivos, al igual que los servicios que los deben acompañar como  transporte aéreo, hotelería, restaurantes y hospitalario. La respuesta de los pereiranos deberá ser con una asistencia masiva al estadio Hernán Ramírez Villegas.