Ratificar el CAMBIO

Alvaro Rodríguez H.

Columnista

En Pereira, el anuncio del gabinete despierta expectativas.

Equipo joven, con poca experiencia en puestos de mando, en la mayor parte, de quienes inician la “molienda” en la era extendida del CAMBIO.

Esa es la esperanza de  Carlos Maya, al frente del timonel y bajo el encono de juego jurídico que le empotran en trincheras diversas.

El liberalismo tiene todo para gobernar.  Lástima de los hechos que demuestran lo contrario hacia su interior en la fuga de egos y de poder que lo semejan a un “horno crematorio”.  La puja por este, es intensa.  Gallo no está, ni va a estar en reposo.

Hay herencia de mando bajo el talento, el carácter, la voz de Maya. Su experiencia probada de hacer obras sin valorización, manda un mensaje contundente en eso de gestionar, conseguir recursos.

Tregua temprana para que ejerzan. Hay tranquilidad en Hacienda. Mucho más en Infraestructura, si dan herramientas propias para extender el gobierno a zonas rurales y de proyección sobre los grandes logros de Juan Pablo.

Educación y Hacienda, los ex, mucho por hacer y los dos ex de la gobernación, no se pueden contentar con ser jarrones chinos – piezas de adorno-.

Mujeres en el mando, en cargos diversos. Compás de espera en Desarrollo Rural, Desarrollo Social y Desarrollo Económico y Competitividad.

Por los lados, de la gobernación del Risaralda, asoma experiencia. Recorrido y con una ventaja que ojalá sea para bien: el segundo mandato del Sentimiento de Todos con el propio gobernador, Víctor Manuel Tamayo Vargas.

Ojalá integren tareas para el desarrollo del Risaralda y del AMCO, que debe ser sometido a otras preocupaciones desde lo territorial y sobre sus hechos metropolitanos para intervenir.

La clave está en dirigir la tripulación. Ordenar y gobernar. En que lo escrito en los programas de gobierno se cumpla. Para todos los alcaldes control a la corrupción para que no terminen sus mandatos como caballos desbocados. Hay que ilusionar con realidad.