Oasis

Gonzalo Gallo

Columnista

En el budismo se habla de tres fuegos que causan dolor, tres raíces del “mal” o tormentos. También se les llama akusala-mula. La metáfora de Los tres fuegos se usa para mostrar que ellos queman y son la fuente del sufrimiento o Dukkha. Son éstos:

  1 La ignorancia o ilusión, Moha. En otras palabras el ego soberbio y sus delirios. Se simboliza con un jabalí o un cerdo.

  2 El Apego o aferramiento, lobha. Se simboliza con un gallo.

3 La Ira u odio, dvesa. Se representa con una serpiente.

  Estas pasiones son una energía que intensifica los conflictos y atiza la infelicidad y la insatisfacción.

  De ellos nacen otros males como vanidad, celos, hostilidad, pereza, obstinación, preocupación y miedo.

  Tu trabajo espiritual es dar lo mejor para manejar esas emociones, evitar su represión o reacción y lograr la transformación.

  Espiritualidad es controlar esos tres fuegos porque tienen graves consecuencias. ¿Quieres apagarlos? ¿Cuándo empiezas?