Oasis

Gonzalo Gallo

Columnista

Hoy elijo estar despierto y veo que todo lo que  soy y lo que hago puede crear una diferencia.

  Hago una diferencia porque Dios vive su vida a través de mí si actúo como un instrumento suyo

  Hay una luz, un fulgor, una presencia que busca brillar y doy la bienvenida a esta Vida radiante.

  Dios está en mí, lo irradio a todos y toco el mundo con mis buenas acciones y mi servicio amoroso.
Dondequiera que estoy, Dios está; la paz está, y está la armonía. Armonizo mi consciencia y surge la belleza.

  Bendigo las circunstancias y las personas alrededor de mí, y se revela la Perfección Divina.

  Oro y lo que parecía disminuido mejora; amo y se vivifica el amor en todas las creaciones de Dios. 

Todo lo que hago hace una diferencia, como el guijarro que cae en el estanque y las ondas se extienden. Gracias, Padre amado.