Oasis

Gonzalo Gallo

Columnista

Escucha de nuevo a Ruben Blades cantando: “La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida”.

Algunas son radiantes, maravillosas, otras son realmente desoladoras o terribles como para Pedro Navaja.

Sin embargo todas llegan para aprender y enseñar algo necesario en el proceso de crecer espiritualmente.

Si creces en consciencia verás que puedes evitar las sorpresas oscuras actuando rectamente y con amor.

La vida te regala sorpresas mágicas, pero tú también puedes brindárselas a los que amas.

Puedes explorar otros espacios, hacer cambios y alegrar a los seres queridos con algo que no se esperan:

Un detalle, una invitación, una nota, un obsequio, un paseo, unas palabras de amor.

Para que este escrito sea algo más que palabras, decreta ya mismo con qué vas a sorprender a los que te aman.