Oasis

Gonzalo Gallo

Columnista

Cuando las penas te doblegan se desdibuja el sentido de la vida y crees que es absurda.

Acaso peleas con Dios porque erróneamente piensas que todo lo que pasa es voluntad suya. No es cierto.

Sí, no es así ya que somos libres y cada ser traza su destino en vidas sucesivas aunque te cueste creerlo.

Siempre se avanza y antes de encarnar se traza un plan de vida que incluye exigentes aprendizajes.

En toda vida hay dolor ya que a través de él aprendemos a valorar todo y a fortalecer el espíritu.

Pocas cosas suceden al azar y siempre tienes lo que te mereces, aunque te cueste aceptarlo.

De hecho, la aceptación es tu mejor ayuda para crecer y no hundirte en el pantano de las quejas y el desespero.

Dios te ama, siempre está contigo, pero no puede evitar que aprendas lo que necesitas en tu proceso. Cree y no te rindas.