Oasis

Gonzalo Gallo

Columnista

Es frecuente que para despertar una consciencia anestesiada tengamos que llegar al límite.

  Es un punto de saturación de dolor en el que elegimos cambiar para no sufrir más o no morir.

  Es triste que alguien se hunda en el pantano antes de cambiar, pero así suele suceder debido al ego soberbio.

  Sería mejor tomar consciencia pensando con amor y sabiduría en las consecuencias de lo que haces.

  Otro sendero para despertar es una fuerte experiencia espiritual o amorosa que te sacude y te transforma.

  Eso fue lo que vivió Buda cuando vio a un anciano, un enfermo, un cadáver y un asceta.

  Entonces cambió su estilo de vida y decidió recorrer un camino que lo llevó a la iluminación.

  ¿Y tú qué? ¿Vas a bajar más? Ámate, ama a los tuyos y no sigas rodando hasta tocar fondo y saturarte de dolor.