Oasis

Gonzalo Gallo

Columnista

  Dicen que el genial pintor francés Henry Matisse, 1869-1954, descubrió su talento mientras se recuperaba de una apendicitis.

  De hecho no tenía experiencia artística, pero se dedicó a estudiar y decidió triunfar en el arte.

  Ingresó a la Escuela de Bellas Artes y por allá en 1905 causó un gran revuelo con sus novedosas pinturas.

  No era amigo de recrearse en lo negativo y alguna vez afirmó que con su pintura quería despertar placer.

  Era un revolucionario y por eso trabajó también con recortes de papel y con vidrieras. Amaba lo que hacía.

  Su estancia en Haití influyó mucho en su arte, vivió 83 años e incluso en su vejez seguía innovando.

  Qué bueno ser flexible como él, creativos y capaces de superar moldes estrechos y creencias limitantes.

  Un ser exitoso no se limita a adaptarse al cambio, lo anticipa y es agente de cambio y renovación