Oasis

Gonzalo Gallo

Columnista

En 2013, el Centro de Investigación Cerebral de la Universidad de Viena confirmó que abrazarse y besarse son hábitos saludables.

  Pueden pueden ayudar a reducir el estrés y la ansiedad, disminuyen la presión arterial y fortalecen el sistema inmunológico.

  La oxitocina, hormona del amor o de la felicidad se produce en el hipotálamo y es liberada por ejemplo durante el parto y la lactancia.

  Esto fortalece el vínculo entre la madre y el bebé. Pero los hombres también producen esta hormona.

  El amor y el afecto son importantes en todas las culturas del mundo y estos sentimientos también se expresen en el arte.

  La gran sicóloga Virginia Satir decía que en occidente hay “hambre de piel” debido a tabúes sexuales que aún perduran.

  El Día Mundial del Abrazo surge en Míchigan, Estados Unidos. Fue idea de Kevin Zaborney y Adam Olis en 1986.

  El día fue este martes 21, pero cualquier fecha es propicia para practicar la abrazoterapia, expresar el afecto y estrechar los lazos de unión.