Oasis

Gonzalo Gallo

Columnista

Padre del amor, siempre puedo evitar el sufrimiento, pero no siempre puedo evadir el dolor porque es parte de la vida.

El sufrimiento es dolor con desamor, por eso, cuando amo de verdad tengo dolores pero no sufro,

Así es Señor, no reniego ni me hundo, no me consumo en la rabia ni me lleno de amargura con quejas constantes.

En mi camino ya he tratado seres de luz que están en el valle del dolor y lo aceptan serenos y en armonía.

Francisco de Asís te cantaba a ti, Dios mío, mientras su cuerpo estaba lleno de llagas y ya había perdido la vista.

Y hay enfermos que tienen dolores y son un espejo de serenidad y de gozosa aceptación. Elijo aceptarme y aceptar.

Por eso quiero vivir más unido a ti, Señor, ya que con tu Espíritu no me deprimo y salgo adelante.

Sufrir no me acerca a ti como predican algunos. Me amo, amo a los otros y elijo no sufrir. Tú, Padre, eres mi guía y mi amor.