No a la cárcel en Combia, Gobernador Tamayo da su palabra

Marta Elena Bedoya Rendón

Columnista

Pasaron más de cuatro años después de la cesión que hiciera el exgobernador Carlos Alberto Botero, del lote El Pílamo, en donde se construiría la cárcel departamental en Pereira, haciendo oídos sordos a las  súplicas de los habitantes del corregimiento de Combia, quienes contundentemente se han opuesto a ello con justificadas razones,  pero, en donde además de manera inexplicable tampoco fueron escuchadas las voces de los gremios que en el 2013, solicitaban al Ministerio de Justicia, se evaluaran otras posibilidades en lotes ubicados en el área urbana de la ciudad, como en los terrenos circundantes a la actual cárcel de la cuarenta, su cercanía al palacio de justicia  y en donde existe la disponibilidad de servicios públicos.

 

Recordamos las razones que ha expuesto la comunidad para que se reverse la decisión de construir la cárcel en Combia y que reclamaban la atención del gobernador saliente, quien afortunadamente no ejecutó acción en su gobierno, pero, quien tampoco estuvo presto atender las demandas de los habitantes de ese Corregimiento.

 

Una de las situaciones expuestas por los habitantes de Combia y la más importante es la no disponibilidad de servicios públicos de acueducto y alcantarillado que de acuerdo a la resolución 0742 de abril de 2015 de la CARDER, se declara el agotamiento del recurso hídrico en la subcuenca quebrada Combia y otros afluentes de la quebrada, en categoría alto y en donde se declaran además  agotados los afluentes en algunos tramos en las corrientes señaladas en las gráficas que soportan los estudios y el concepto de los técnicos de la corporación, como, de la decisión.

 

Así mismo, la administración saliente decidió ignorar la carta al defensor del Pueblo, enviada por los habitantes de Combia, en donde señalan, que en el Plan de Ordenamiento del 2015, Acuerdo 28, se toma la decisión de devolver  al suelo de Combia, su categoría de rural y no de categoría sub-urbano, por la importancia que tiene dicho suelo y la necesidad de protegerlo, además, porque hace parte del Paisaje Cultural Cafetero, lo cual le da una vocación no solo agrícola sino turística y hasta el momento no existe estudio alguno que refleje el impacto de una cárcel en dicho sector.

 

Señor gobernador Tamayo, su afirmación de reversar la decisión de construir la Concordia, recoge las demandas de la comunidad, que justifican una revisión de la decisión que le corresponde en este tema de ciudad y que como usted lo afirma “está convencido que es una inversión millonaria que podría ser aprovechada de otra forma”.