Manizales y Tomás Cipriano de Mosquera

Walter Benavides Antia

Columnista

Invitado por la Universidad de Caldas, Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, y unos muy queridos amigos, la primera semana de diciembre estuve en la ciudad de Manizales, dictando una charla sobre la relación de Tomás Cipriano de Mosquera (TCM) y esa ciudad. En tres puntos concentre la charla.

Primero. En su fundación. Desde 1848, se habían establecido en territorio del actual municipio de Manizales, un grupo de colonos procedentes de Salamina que se autodenomino la Exploración de los 20, colonos con intereses más al sur del rio Guacaica. En octubre de ese año, el Gobernador del Estado de Antioquia, Jorge Gutiérrez de Lara, ordenó la creación de un Distrito Parroquial, denominado Manizales. TCM era el Presidente (1845-1849), y vio con buenos ojos que la nueva villa se desarrollara, porque se empezaba a utilizar la trocha que comunicaba a Cartago (de los cartagueños) con Salamina, para comercializar semillas mejoradas de cacao, café y naranja, conseguidas en las ex haciendas de los Jesuitas en Mariquita. Como Presidente firma el decreto 1877 de diciembre de 1848, sobre adjudicación de tierras baldías “para el establecimiento de una nueva población en la provincia de Antioquia, donde se asignan para la nueva población, doce mil fanegadas de tierra”.

Segundo. TCM interviene directa e indirectamente en el pleito de tierras de colonos de Salamina asentados en territorio de Manizales, con la compañía Gonzales Salazar y Cía, (empresa que había adquirido los derechos de la Concesión Aranzazu). La Compañía Invita al General Agustín Codazzi, a Manizales, y tratan de convencerlo (engañarlo) para cambiar el nombre del río Chinchiná (rio Tacurrumbí), por el del inexistente río Manizales, para que la nueva población Villa de María (1852) quedara en territorio antioqueño y no en el caucano, adonde pertenecía. Ramón María Arana, defiende a los colonos y explica que desde antes de 1852, el Estado del Cauca ejerce jurisdicción sobre el territorio de la Aldea de María, siendo el río Chinchiná el límite norte del Estado del Cauca. TCM, ratifica los límites y defiende como caucanos a los colonos de la Villa de María.

Tercero. La Exponsión de Manizales. TCM, como Gobernador del Estado Soberano del Cauca, se rebela contra el gobierno conservador del presidente de la Confederación Granadina, Mariano Ospina Rodríguez en 1860. Llega con su ejército a la Villa de María y ataca Manizales. Luego de una batalla en las calles, donde no hay vencedores ni vencidos, se firma un armisticio (Edificio la Esponsión k 23 25-24), que el gobierno de Ospina Rodríguez, se niega a ratificar. El no haber respetado lo pactado en Manizales, lleva a que TCM se refuerce militarmente, y se tome el poder por la fuerza en 1861.

A MANERA DE CONCLUSION. No conocemos la historia, y somos vulnerables. En el mundo, los vencedores no saben cómo tratar a los vencidos. De allí que persistan los problemas. La historia es cíclica. Se repite y se repite. Pero a pesar de conocer lo que pasa cuando no se respeta lo pactado, los vencedores siguen incumpliendo, generando sensaciones de confusión y caos.

antia53@gmail.com