La trapecista y su circo

Alvaro Ramírez González

Columnista

¿será tan importante la ahora prófuga trapecista Aida Merlano para que se arme semejante circo entre Colombia y Venezuela después de su captura en Maracaibo? Pues la respuesta es no. Es una delincuente condenada y prófuga más. Pues algunos medios han convertido ese evento judicial en un bochinche internacional.

 

Un periodista de Blu Radio se atrevió a decir que el Presidente Duque era prácticamente un “pendejo”, porque le pidió al presidente Guaidó que se la enviara.

¿A quien se le ocurre semejante estupidez? ¿Acaso Guaidó maneja hoy la policía en Venezuela?

Pero Maduro aislado y arruinado aprovechó la captura para proponerle a Duque el restablecimiento de unas relaciones a “nivel consular”.

Naturalmente Duque la tiene muy clara y descartó de plano cualquier relación con ese régimen arruinado y aislado.

Dejó muy claro que Colombia reconoce al lado de 60 países, de la OEA, el grupo de Lima y la Comunidad Económica Europea, a Juan Guaidó como presidente de Venezuela. Y punto.

Dejó muy claro Duque que Interpol Colombia debería gestionar ante Interpol Venezuela la entrega en la frontera de la malograda trapecista.

Pero Maduro que maneja el aparato judicial como le da la gana, le montó unos procesos a Merlano para dejarla allá y seguir con su chantaje.

Merlano la trapecista se volvió famosa por su atropellada y burda fuga. Es conocido por todos que esa mujer se volvió importante de la mano de Julio Gerlein, uno de los más acaudalados y poderosos empresarios de la Costa Atlántica.

Merlano fue “sapeada” y capturada in fraganti. Dinero en efectivo y toda la compra de votos documentada le consiguieron una condena de cárcel muy dura.

Con el camino legal agotado optó por una fuga que fue planeada, comprada y gentilmente patrocinada por el Inpec.

Hoy es una prófuga más sin ninguna importancia; la necesita la justicia para que pague su condena. Pero Aida se volvió famosa cuando se volvió trapecista. Mala para el trapecio pero famosa.

El resto es un circo que montan algunos periodistas buscando notoriedad con un asunto de tan poca importancia. ¡Nada más!

alragonz@yahoo.es