Histeria por el papel higiénico

Fabian Henao
Columnista

En un supermercado de Pereira se presentó una pelea con golpes y policía porque una persona estaba echando a su carrito de mercado  los dos últimos paquetes de papel higiénico que quedaban en el estante  y otra persona intentó arrebatar el segundo paquete al comprador con el argumento de que él también lo necesitaba.

La pandemia del coronavirus sigue con fuerza, pues al día de hoy existen 195,957 casos a nivel mundial y ha cobrado la vida de 7,868 personas. Es por eso que cuando se supo que los primeros casos se habían registrado en Colombia la gente corrió a los supermercados para comprar artículos de primera necesidad.

Dentro de éstas compras se encuentran los artículos para limpieza como líquidos desinfectantes, jabones, gel y toallas antibacteriales,  pero el elemento que prácticamente desapareció de los supermercados fue el papel higiénico, es extraño, mucha gente compra en desmedida solo al ver que otra persona lo copra. La gente, cuando es cuestionada acerca del por qué compran tanto papel higiénico contesta que es porque la demás gente lo hace.

También porque lo vinculan consciente o inconscientemente con la cuestión de lo que es necesario para la higiene. Según las recomendaciones de los organismos de salud hay que extremar las medidas sanitarias, de tal modo que lo higiénico se ve como un escudo y en consecuencia la gente lo compra,  cueste lo que cueste.

Es por esto que en las calles de Pereira se ha registrado la venta de los antibacteriales,  que antes costaban cinco mil pesos y ahora se consiguen  a 15 mil pesos y más solo por el hecho de que algunos se adelantaron a las compras, acapararon  y vieron la oportunidad de sacarle provecho a toda esta situación. Los tapabocas eran a 500, ahora están a 1.500.

La pelotera por el paquete de papel higiénico terminó cuando el policía les dijo que si no se ponían de acuerdo les iban a hacer el comparendo y  en consecuencia tendrían que pagar la respectiva multa y entonces el acaparador se quedó con todo. Esa es una realidad los seres humanos tenemos la tendencia a sacar lo peor cuando nos sentimos desesperados y  toda esta situación tiene desesperadas y nerviosas a muchas personas. Son esos mismos nervios son  los que llevan a los inconscientes  a querer acaparar todo e incluso a agredir a los que ya están contagiados.

En estos momentos de efervescencia debemos intentar al máximo sacar lo mejor de nosotros, la solidaridad, el civismo, pensar en las necesidades del otro. Porque en la medida en que el otro esté bien yo voy a estar mejor. Así están las cosas, si mi vecino se enferma de coronavirus el más perjudicado puedo ser yo.

Deja un comentario