Herejías

Juan Manuel Buitrago

Columnista

El déficit de instalaciones carcelarias no se puede resolver de la noche a la mañana pero eso no es disculpa para mantener a los privados de la libertad en condiciones inaceptables. Tampoco es admisible la solución trivial de soltar a quienes merecen estar detenidos poniéndoles un brazalete que no sirve para nada. Tenemos que habilitar locales de particulares y alquilarlos para que sirvan como cárceles provisionales mientras se construyen las que tendrán especificaciones modernas.

Suponiendo que aparecieran los recursos para financiarla, que fuera posible diseñar una solución que de verdad lo fuera, que no existiera inconveniente alguno para negociar fajas o para remover obstáculos de otras infraestructuras, que los contratistas fueran tanto idóneos como honestos y que no interfirieran los fanáticos verdes durante el trámite de la licencia ambiental, antes de 10 años no tendríamos una nueva vía entre Pereira y el Valle del Cauca. Si alguna condición no se cumple, ese plazo -aunque tengamos recursos- puede ser veinte o treinta años.

Diez años no son nada en la historia de una ciudad pero es lo que nos queda de vida a personas como yo. Hay formas de mejorar la movilidad de manera sensible sin sentarnos a esperar la construcción de nuevas autopistas. Hacer filas y someterse a esperas controladas hace posible obtener atención en oficinas públicas pues de otra manera no podrían los débiles llegar a las ventanillas. Lo mismo ocurre en las carreteras pues si no se les pone orden a los giros en las intersecciones y a la manera de adelantar a los otros vehículos y no se regula la velocidad mínima, aunque la vía tenga muchos carriles el desorden generará congestión y accidentes.

Hoy tenemos cámaras que permitirían optimizar la circulación mediante guardias de transito móviles comunicados con un centro de control. Es absurdo que la vía a Cerritos tenga tan pocos policías, que cuando los chinos hacen un hospital gigantesco en 8 días nosotros no podamos construir un cagado puente peatonal en menos de un año, que los motociclistas puedan adelantar por la derecha o carecer de luces porque no hay guardias garantizando el cumplimiento de las normas vigentes;  que pudiendo tomar fotos del accidente con un teléfono y despejar la calzada con una grúa municipal,  cualquier colisión produzca un trancón de varias horas.

Pero quienes deberían promover el buen uso de la carretera eluden la responsabilidad. Resulta que el municipio no es competente ni lo es el departamento para asignar suficientes policías de tránsito. El concesionario tampoco puede vigilar. Para cobrar impuestos vehiculares o peajes, para eso si no hay duda de que todos tienen competencia. 

2 comentarios en “Herejías”

  1. el local que ocupaba jumbo en la antigua fábrica bavaria podría habilitarse con celdas para ser hotel de presos – para no llamarlo cárcel – y podríamos aliviar un poco la cárcel de la 41 (que llamamos de la 40)

  2. también parecen adaptables como soluciones provisionales el edificio donde funcionaba La Tarde …. o el edificio donde funcionaba el desaparecido colegio femenino «La Enseñanza»….o traer de una vez módulos prefabricados de la China …o negociar la actual plaza de ferias con el ministerio de justicia ya que es más fácil encontrar donde hacer otra plaza de ferias que donde hacer otra cárcel sin que los vecinos se opongan….

Los comentarios están cerrados.