Finagro en Risaralda

Walter Benavides Antia

Columnista

El Fondo para el Financiamiento del Sector Agropecuario FINAGRO, es una entidad que promueve el desarrollo del sector rural, con instrumentos de financiamiento para estimular la inversión del sector agropecuario. Es una sociedad de economía mixta del orden nacional, organizada como establecimiento de crédito, con régimen especial, vinculada al Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural y vigilada por la Superintendencia Financiera y actúa como entidad de segundo piso, es decir, otorga recursos en condiciones de fomento a las entidades financieras, para que éstas a su vez otorguen créditos a proyectos productivos locales. Cuanto crédito han conseguido Risaralda en los últimos años es lo que vamos a ver.

 

2016. Risaralda recibió 71 mil millones, en el que hubo menor inversión destinada a las siembras de piña y aguacate, además de la renovación de caña de azúcar y cafetales; hubo descenso en los de infraestructura, la compra de animales para ganadería y la infraestructura pecuaria; el capital de trabajo registró disminución porque se redujeron los créditos para la compra de cartera de inventarios y costos directos de los cultivos con ciclos de hasta seis meses; se presentaron aumentos en los microcréditos rurales, el sostenimiento de porcinos, los servicios de apoyo para los costos operativos y de funcionamiento, y en la producción de maíz.

 

2017. Risaralda recibió 139 mil millones, para inversión de infraestructura para turismo rural, compra de tierra para uso agropecuario, maquinaria y equipo, e infraestructura pecuaria y agrícola; creció el capital de trabajo para la compra de cartera de inventarios y costos directos de cultivos con ciclos no mayores a seis meses y tarjetas de crédito agropecuarias; se redujo la inversión para siembras de banano y plátano, bodegas para el manejo de post-cosecha, consolidación de pasivos, y compra de vientres bovinos y bufalinos.

 

2018. Risaralda recibió 325 mil millones, con una mayor inversión en comercialización de maquinaria y equipo, reparación de infraestructura y normalización de cartera: hubo incremento en el capital de trabajo, especialmente de tarjetas de crédito agropecuarias, compra de cartera de inventarios y costos directos de cultivos con ciclos no superiores a seis meses, costos de sostenimiento para huevos destinados al comercio y capital para unidades productoras campesinas.

 

Hasta el Tercer trimestre 2019. Risaralda había recibido 56 mil millones, sustentados  en  la  compra  de  cartera  de  los  inventarios  para materias  primas,  sostenimiento  de  unidades  productivas  campesinas, café  tecnificado,  porcinos  y bovinos,  además de la  adquisición de tarjetas de crédito  agropecuarias.  Aparece incremento en  la  normalización  de  cartera,  pero  se  evidencia  reducción  en la inversión para  la reparación de maquinaria  y equipo y en la destinada a bodegas de manejo  de post-cosecha.

 

A MANERA DE CONCLUSION. De enero de 2016 a septiembre de 2019, los inversionistas rurales de Risaralda recibieron 591 mil millones, mientas en el mismo periodo los de Caldas recibieron más de un billón, y los del Quindío 300 mil. Queda como tarea verificar el impacto de esas inversiones en el sector, que debemos cruzar con las inversiones de los municipios y el departamento para el mismo período. Tarea pendiente de realizar.

antia53@gmail.com