El contador público en el siglo XXI

*Jhon Mario Arredondo Ramírez

Columnista

La Contaduría Pública ha ganado un espacio fundamental en la dinámica social y económica colombiana, sobre todo con la implementación de diversas reformas tributarias impulsadas por la mayoría de las administraciones nacionales. Muchos jóvenes han optado por estudiar esta profesión y también muchas entidades privadas, públicas y del sector cooperativo reclaman su trabajo, servicios y asesoría diariamente.

Los cambios sociales, económicos y políticos que se han presentado en los últimos años implican cuestionamientos y retos para el devenir de la profesión contable, entre los que podemos señalar la necesidad de mejorar la comprensión del rol de la contabilidad, y de las normas con que se regula la información externa en la construcción de la confianza social y en la adecuada operatividad de las empresas; es decir que debemos considerar las nuevas formas de responsabilidad social de la profesión y el compromiso ético para ejercerla.

En este sentido, es importante destacar que el rol del contador en el país y el mundo ha dado un salto cualitativo   al pasar de ser un tenedor de libros o historiador de la actividad financiera, a ser un gestor contable que no solamente registra, sino que debe tener las competencias suficientes para analizar esos datos y emitir informes mucho más profundos y detallados sobre la realidad financiera y económica de la organización.

En este escenario la Universidad Cooperativa de Colombia realizó un trabajo de diseño curricular nacional de sus programas académicos, incluida Contaduría Pública, bajo el modelo educativo por competencias con énfasis en lo práctico que les permite a los estudiantes desarrollar un conjunto de habilidades, conocimientos y actitudes para desempeñarse exitosamente en diferentes contextos laborales.

Gracias a esta reforma el programa de Contaduría Pública disminuyó su duración al pasar de 10 a 8 semestres, lo cual se convierte en una ventaja para el estudiante que en menor tiempo aprende y desarrolla habilidades que le permiten vincularse al mercado laboral un año antes y continuar su cadena de formación en el posgrado.

Finalmente, la Universidad ajustó el programa de Contaduría Pública a los verdaderos requerimientos de talento humano en el área contable y financiera para el sector público, privado y cooperativo, formando profesionales con las competencias para ejercer la profesión contable con características de gerentes capaces de tomar decisiones en este cambiante entorno económico mundial.

*Decano Facultad de Ciencias Administrativas y Contables