De tú a tú

Henry Carvajal Castro

Columnista

Mina turística (I). Somos una ciudad que asombra. Cautivante por su  gran desarrollo urbanístico. Centro industrial de primer orden. Privilegiada por su ubicación geográfica. Poblada por gente linda, buena, grande, cívica, emprendedora, visionaria y realizadora y con un iZerrillos, nido precioso, verde y angelical, que la convertirá en una ciudad del millón de habitantes, en un santiamén. Total: una urbe que levantó la generación de los abuelos, pensando en grande, sin bordes ni límites, hasta que la generación del Ztate quietot la enclaustró en la mediocridad.

Hoy hacer nos cuesta, emprender…fastidia. ¿Crear? Se acabó la inventiva. ¿Desarrollar?  ¡Imposible! ¿Proponer? Genera dudas y estigmatiza. ¿Presentar ideas de grandes proyectos? Cercena y hace que aparezca el ejército de los que nunca han hecho nada por Pereira
y, lo más triste, están ganando la miserable batalla del no hacer, ni dejar hacer.

Estamos pues, en el corazón y centro del turismo mundial cafetero y no hemos aprovechado esa gran cobertura natural para aliarla con nuestra imaginación y emprendimiento, para  desarrollar una serie de certámenes  y escenarios, que nos conviertan en ciudad sede de eventos y atracciones de gran magnitud. Un bello ejemplo: El turismo de salud, vuela lejos y tiene ya reconocimiento nacional e internacional. Su sede Cerritos y todo un maravilloso entorno, que le garantiza un flujo permanente, y una gran cobertura de éxito total.

Pereira tiene que volar con las alas de la imaginación para abordar con visión, énfasis y determinación, la explotación y construcción de una serie de escenarios que cautiven el gran turismo internacional. ¿Por qué nueve agencias de Manizales, llevan al turista prácticamente hasta la Laguna del Otún, mientras nosotros creemos que, construir un Megacable: El Cedral-Laguna del Otún, para desarrollar turismo Internacional atenta contra la naturaleza. Otra pregunta ¿en que afectó el Megacable a Chicamocha? En nada y hoy Santander es un gran atractivo turístico nacional.

Otro cautivante mojón que puede posicionar a Pereira como ciudad turística, es: el Pequeño Tren: Combia-Caimalito. Los rieles están. El sector es un largo y bello jardín. La meta: retar a nuestra  dirigencia a desbordar con brío el desarrollo de esta obra, para que el turismo nuestro e internacional, monte en pequeño y cautivante tren, en el centro de un embriagador paisaje, con olor a guama, caña y café. En conclusión: una visión y tres retos, para consolidar a Pereira como un nuevo nicho turístico internacional.

¿Porqué Pereira paga, pero no tiene, Autopista del Café: tramo Boston-Punto 30?