Cultura

Lisandro René López Martínez

Columnista

Según “Pereira Como Vamos”, las actividades “culturales” en las que más participan los pereiranos son la visita a centro comerciales, con el 49%; ir a restaurantes y a parques, con el 47% y 46%, respectivamente. Un pereirano lee 2,7 libros al año, y tiene un promedio de 4,6, por debajo del promedio nacional de 5,1. Al 27% de los pereiranos no les gusta leer y al 27% no les gusta escribir.

El nuevo Plan de Cultura para Pereira, debe comprender su fenómeno cultural en la complejidad del contexto social; esto es, no nada más entenderlo como un objeto o sistema de objetos dentro de  nuestra sociedad, sino ubicarlo de una forma totalizante en el proceso de producción–circulación-consumo.

El Plan de Cultura tendrá que tejer un fenómeno cultural que busque dar cuenta no sólo de la producción del bien cultural, sea éste un objeto, un sistema de objetos, un evento o una manifestación cultural, sino de todo el ciclo origen–trayectoria–destino, así como de las condiciones y circunstancias sociales que lo enmarcan y de actividades que acompañan a todo el proceso en su conjunto (formación, conservación e investigación) y la sinergia con la economía naranja, según los expertos.

El Plan de  Cultura podría evitar reducir su operatividad a la mera producción de objetos y sus significados de manera estática o esencialista; por el contrario, buscaría plasmar la transformación constante de las manifestaciones culturales en la medida en que despliegan su significación durante las diferentes etapas del circuito en que están insertas.

Como resultado, se establece una mirada sociológica, puesto que se muestra el fenómeno cultural desde la perspectiva de las relaciones sociales; los actores que participan; las colectividades; y los valores humanos  que los motivan a partir  de la intencionalidad de aquellos actores sociales.