Conurbación y planes comunes

Jaime Cortés Díaz

Columnista

Hay circunstancias especiales que se dan en los pasos constitucionales de quienes ejercitan o llegan al poder territorial, que hacen vislumbrar acciones comunes en vecindades municipales en procura de abastecer planeación y recursos de reciproca utilidad, coordinación  y ordenamiento, de tal suerte que se generen consistencias, mejoramiento de la calidad de vida de los ciudadanos y de fortalecer lo grato en vivideros de buena factura en marco del desarrollo social, educativo y económico.

 

El comienzo de los mandatos, al realizarse en la plaza de Bolívar el 2 de enero pasado la presentación concomitante del gobernador de Risaralda y los alcaldes de Pereira y Dosquebradas anunciando sus ofrecimientos de campaña, sin duda constituye un hecho marcado por la intención de trabajar de consuno y armonía en programas complementarios y de beneficios mutuos.

 

Es conveniente destacar en ese sentido la inquietud del gobernador Víctor Manuel Tamayo de establecer un cable aéreo para conectar a Pereira con Dosquebradas, pues esta es una conglomeración que se arraiga y consolida cada vez más  con clara interdependencia que se muestra como una gran urbe. Esta iniciativa con la coadyuvancia de las alcaldías, mejoraría notablemente la movilidad entre ambas localidades, pues hay que tener en cuenta que un nuevo viaducto, no es factible por ahora (pero no se debe descartar a otro plazo ya que en el PND de manera genérica figura “Plan de movilidad y conectividad del municipio de Dosquebradas construcción solución vial La Popa”).

 

Frente al tema de edificar mancomunadamente, dice el alcalde Carlos Alberto Maya “tenemos en Pereira y Dosquebradas una conurbación compleja, en donde sí no sacamos soluciones conjuntas, vamos a seguir construyendo el desarrollo del territorio como si fuera una isla…”, siendo por ello por lo que ha propuesto a su colega Diego Ramos acometer con la gobernación los estudios pertinentes para lograr la cristalización de la idea.

 

De otro lado, la identificación de criterios principales en los respectivos POTs es fundamental para evitar distorsiones en los usos de la tierra y fomentar los diferentes tipos de vivienda para que surja un balance adecuado de zona.

 

Asimismo hacer seguimiento al plan de actualización del Catastro Multipropósito que le ha sido confiado al Área Metropolitana con lo cual se espera, por ser su carácter técnico y especializado, sea personal experto que lo maneje, pues es una fuente importante de ingresos para los municipios y por eso no debe caer en garras de una burocracia ineficiente y ávida de tropelías.

 

El sistema vial es indispensable para los intereses inmediatos de las dos poblaciones, siendo necesaria la participación conjunta para que el gobierno central desarrolle los requerimientos, especialmente en el tránsito de carácter nacional y así determinar  la estabilidad y fluidez en el movimiento vehicular.

 

Una expectativa digna de analizar es la propuesta de la junta directiva de la Cámara de Comercio de implantar el “Tren del Café”  en un trazado  que cubriría Santa Rosa-La Virginia-Pereira-Dosquebradas que sería una opción adicional de desplazamiento y un instrumento para impulsar el turismo nacional y externo. La CCP prevé contratar una consultoría para medir la probabilidad y el impacto que tendría dentro de la competitividad.

 

Con el fin de hacer realidad la prospectación  de los gobernantes y de los asociados, es menester fortalecer el ente Área Metropolitana Centro Occidente (AMCO) que, aunque flaco de presupuesto, es el llamado a planear y garantizar las acciones tendientes a convertir estos anhelos en logros definitivos.

 

Acerca de todo lo dicho, no en vano ha escrito el historiador pereirano Emilio Gutiérrez Díaz: “una conurbación que con las bases que para ella se traen, y las sinergias que normalmente genera, habrá de ser vista como uno de los principales polos de desarrollo del país para el asentamiento de los más diversos proyectos sociales, políticos, económicos y culturales. Y, por consiguiente, una realidad que jalonará el progreso y el bienestar de los demás municipios que hoy están en nuestro departamento de Risaralda y en el norte vallecaucano”.