Aquello del catastro multipropósito

Luis Miguel Cárdenas Villada

Columnista

Como una apreciación técnica se aclara que catastro no es el IGAC ni tampoco el Área Metropolitana. Catastro es una actividad técnica de ingeniería donde se reconocen censalmente los predios que conforman un espacio territorial jurisdiccional. Este reconocimiento técnico científico identifica uno o varios predios en materia económica: Tenencia y  Usos del suelo;Jurídica: Tipo de propiedad: Privada, posesión, mejoras u otra forma de tenencia; geometría: áreas y perímetros; Geografica: Descrpcion de localización; ambiental: Entorno y Geodesia localización por coordenadas geodésicas. La  manera de integrar esta información se hace cumpliendo tres etapas: formación, conservación dinámica y avaluación o fijación de valor o avalúo catastral. Cuando esta información determina un precio surge el avaluó comercial. Se recuerda que valor y precio son distintos. La actualización es la forma como se reconoce en tiempo real si un predio o predios son sujeto de cambios en su economía, geometría o entorno ambienta

Por analogía conceptual valida se puede decir que el catastro es el ordenamiento, la administración de la información catastral es la ordenación del territorio. Ordenamiento y Ordenación también son distintos. Con estas consideraciones queda claro lo que es el catastro y el significado de su administración. Por confundir deliberadamente o no estos condicionamientos es cuando se produce la alteración de la informaciones con resultados incomodos que deforman no solo el contenido esperado sino su aplicación transparente como debe ser. Se habla de multipropósito porque permite identificar integralmente los predios conformantes de un territorio. Una buena información catastral no solo sirve para efectos fiscales y tributarios sino también para identificarlos de manera integral permitiendo su planificación y planeación que tampoco son iguales.

Como la identificación o reconocimiento hace parte del territorio jurisdiccional sus resultados son Públicos y deben ser puestos al servicio de quien o quienes lo soliciten. De hecho el número catastral identifica el predio si es rural o urbano, a que sector pertenece, cual es el cuadrante o manzana en una urbe dameral, si se trata de una propiedad horizontal o una mejora. Esta información está a disposición de los interesados y se conoce como registro catastral el cual tiene forma gráfica plancha catastral hoy digital la cual se puede obtener previo pago por su impresión

En función de la etapa formativa y por actualización se pueden presentar inconsistencias las cuales se pueden corregir mediante la acción de conservación sin importar el carácter de propiedad. Esta secuencia administrativa es poco conocida por los usuarios del catastro y por ello es poco común que existan reclamaciones más allá del propietario. Si la autoridad catastral en una interpretación equivocada aduce que es el propietario el único que puede solicitar información se puede recurrir a una acción popular, derecho de petición o tutela para solicitar conservación del predio que es bien diferente al avalúo. Sinembargo el Código General del Proceso permite impugnar avalúos si estos no cumplen con la formación y conservación debidas mediante avalúos comerciales hechos por avaluador: Lonja, Amco, Igac o avaluador certificado. Lo que la Autoridad Catastral no puede hacer es reformar Estatutos de Copropiedad, Registros Notariales o Certificación de Tradición. Cuando se produce un cambio por conservación la autoridad catastral lo oficia y da traslado a los interesados pertinentes sin que esto implique participación en el juicio por no ser competente..

Se considera necesario aclarar estos condicionamientos no solo para la transparencia del proceso sino para garantía de los ciudadanos a un debido proceso lo cual es meritorio cuando la actuación esta regentada por un brillante abogado como lo es Nicolás Betancouth, nuevo director del Amco.