Amor por el terruño

Rubén Darío Franco Narváez

Columnista22

En Pereira el civismo es connatural y quienes aman este terruño no lo pregonan, porque sus acciones se convierten en palabras agradecidas. Muchos trabajan en silencio y sus beneficios se extienden a la comunidad pertinente.

Un ejemplo vivo del civismo pereirano nos regala el líder social y deportivo Rubén Darío Orozco Patiño, quien al calor de su hogar –centro, calle 28 con tercera, empuñando la bandera de solidaridad- ha propiciado el avance de obras y el apoyo al deporte en todas sus manifestaciones; especialmente, al fútbol con su equipo de amigos del entorno que, en este 2020, están celebrando sus “bodas de oro”. De esta forma, brillan los lazos de unión familiar que perviven en el paso del tiempo.

Rubén Darío Orozco Patiño, cívicamente  reconocido por su apoyo permanente al deporte y a  obras comunitarias, ocupó curul en el Concejo de Pereira durante 12 años consecutivos. Catedrático Universitario, Economista con Especialización en Mercadeo y Gestión Pública, y delantero titular de la Selección de la 28.

Ya ha tomado vuelo propio “Copa Rubén Darío Orozco Patiño” en la capital risaraldense, con  participación de numerosos equipos representando a Empresas emblemáticas de la ciudad que, disputan sanamente, cada semana, en excelentes canchas dentro las que se destacan: San Andresito, Turiscarga,  El Palmar, San Pablo y Unilibre. Allí, en los primeros lugares de la clasificación está, con una sólida nómina de 30 jugadores,  “La 28 Cocheexpress”.

La integración deportiva, uniendo familias, es una clara muestra del impulso a la sana convivencia, la reconfirmación de civismo, el sentido de pertenencia y el espíritu armónico para construir una vida amable en “La Querendona Ciudad de las 700 mil sonrisas”.

Rubén Darío Orozco Patiño es un pereirano sencillo; de fino humor, cívico por excelencia, visible con la frase del campeón olímpico alemán Klaus Balkenhol: “Hay una diferencia entre ser líder y ser un jefe. Los dos se basan en la autoridad. Un jefe demanda obediencia ciega; un líder se gana su autoridad a través de conocimiento y confianza”.

Deja un comentario