Algunos temas de planeación

Jairo Arango Gaviria

Columnista

Con ocasión de las vacaciones de fin de año (2019), tuve la oportunidad de revisar algunos de los conceptos y reflexiones que recogí a través de dos años de investigación, expresados por algunos urbanistas y teóricos en temas de planeación urbana y que fueron compilados en un texto de mi autoría: “Reflexiones sobre la planeación urbana: Pereira 1960-2017”.

Recordé entonces a un patriarca de la planeación: Julio Mendoza (de la firma Mendoza y Olarte), la respuesta cuando le pregunté sobre el Plan de Desarrollo Mendoza y Olarte: “En el año 1976 propusimos la construcción del viaducto de Pereira-Dosquebradas, en el mismo lugar donde hoy se encuentra, obra presupuestada en $ 450 millones de pesos. La obra se demoró, porque lamentablemente, había un sector de la clase dirigente en Pereira que pensaba que esto originaría una invasión de la gente de Dosquebradas hacia Pereira. Un subdirector de Planeación Nacional conceptuó que, el plan de desarrollo Mendoza y Olarte fue único en Colombia, ejecutado en el 94 %. En compañía del director de valorización de la época, el hoy senador Iván Marulanda, logramos plantear la recuperación de la ladera en la parte occidental del Puente Mosquera, obra ejecutada por la Cárder, bajo la dirección del exalcalde Ernesto Zuluaga”.

El arquitecto Francisco Londoño, exdirector de Planeación de Pereira en 1974, con maestría en Diseño Urbano y Planeación, de la Universidad de Edimburgo, Escocia. Para Londoño el Plan Ardeco es el punto de partida del ordenamiento territorial de Pereira. Considera que Pereira es una de las ciudades más planificadas. Su planificación surge a partir del año 1964, con el plan de ordenamiento realizado por la firma de Medellín Ardeco, del urbanista, pionero en Colombia Alberto Mesa Jaramillo. Propuso, el plan primario y secundario de vías, la construcción de la Avenida Sur, todo el circuito de la Circunvalar, la Avenida Belalcázar, la estación del Ferrocarril. De estas propuestas, la parte técnica fue realizada por el IGAC. En cuanto a la cartografía, ésta siempre ha estado desactualizada.

Otro de los teóricos y gestores de los instrumentos de planeación es el exalcalde Ernesto Zuluaga; sobre la valorización respondió: “La ciudad no ha sido lo suficientemente audaz, en la tarea de utilizar un instrumento como la valorización. El Fondo de Valorización que existió a partir de la década de los 60 fue una buena herramienta, y con ella se hicieron algunas obras, que hoy no parecen tan grandes, pero que en su momento lo fueron. Valorización debe entrar a una reingeniería, y volver a utilizarse. Obra por valorización fue la Avenida Sur. Referente a la Planeación Regional y el Área Metropolitana, plantea que los procesos han sido, en general, estériles”.

El Ingeniero Hernán Roberto Meneses, hoy Secretario de Planeación de Manizales, conceptuó así sobre valorización: “La valorización es un mecanismo de desarrollo supremamente trascendental. El instrumento más importante que se ha usado en Colombia para el desarrollo urbano”. Hay que abandonar el pensamiento que uno puede beneficiarse de las obras sin contribuir.

Ya habrá otra oportunidad para visibilizar algunos otros conceptos y pensamientos de otros planificadores y urbanistas que han contribuido con sus conocimientos al desarrollo urbano de la ciudad.

Por lo pronto, invito a los estudiosos del tema a revisar los estudios y propuestas, diseñadas con bastante anterioridad, para la Pereira de hoy.