Ira contra la historia

Rodrigo Ocampo Ossa Columnista La moda de destruir monumentos para borrar el pasado, como están haciendo los enemigos de racismo contra los antiguos esclavistas, es un poco ingenua y decididamente inútil.  Decapitar estatuas no causa ningún efecto en la persona que representa, generalmente fallecida mucho tiempo antes, y la destrucción de símbolos preexistentes para mostrar…

Contenido Exclusivo

Este contenido hace parte de nuestra edición digital exclusiva
para suscriptores.