17.4 C
Pereira
jueves, junio 13, 2024

Descubriendo de nuevo el agua tibia

Es tendencia

ÁRBOLES

¿Pecar me hace malo?

- Advertisement -

Luis Miguel Cárdenas Villada

Columnista

La carencia deliberada de un Ordenamiento Territorial consistente y apropiado para la Región Risaraldense permite que circunstancias transcendentales como el informe sectorial de la Comisión de Paz y la visión neocolonial de la Movilidad sostenible den al traste con una realidad impostergable que permita una visión de orden capaz de orientar el devenir comarcano con fundamento en la verdad verdadera superando la tradicional narrativa de verdad comprometida. Si no se dice la verdad no se llegará a ningún Pereira.

La Comisión de la Verdad resalta con importancia la narrativa del acontecer histórico en un País realmente convulsionado por hechos de violencia que son rasero etnográfico dándole sentido a su territorialidad. Esta imagen de inicio debería sobresalir en la trascendencia polisémica del concepto espacio. No es con llenos aislados como se identifica un territorio. La concepción vulgar y elemental de espacio permite muchos yerros; si son deliberados la situación empeora

La investigación historicista produce resultados parciales que deforman con consecuentes predecibles de confusión deliberada. De nuevo, desconocer la verdadera historia de un territorio es obligar a su repetición como es lo que hoy sucede con la mirada complaciente de historiadores de última generación o filósofos de la posverdad. La verdad es única siendo la documentación precisa, sistémica y cronológicamente orientada la requerida para ser trasmitida y divulgada. Para quien escribe lo narrado en el Concejo Municipal de Pereira y la Asamblea departamental de Risaralda no debería ser contada a nuestros niños, jóvenes y adolescentes por ser sesgada, parcial y desarticulada. No se puede hacer historia partiéndola por coyunturas surgidas específicamente de la Geopolítica

La historia de la violencia en Risaralda no tiene sentido si se   induce y decreta en el momento de la segregación del Viejo Caldas desconociendo deliberadamente momentos como la confrontación Caucana Antioqueña, Migraciones Antioqueñas y circunscripciones electorales por separación de Caciques. El común hecho provocador de violencia no es la ideologización partidaria propia de la década de los cincuenta ni las confrontaciones armadas sujeto de insurrectos de todo tipo, es la lucha enconada por la apropiación violenta del suelo. Esto no se narra en razón a que en la región siempre se ha ocultado la formación catastral como instrumento para identificar la tenencia del suelo y su evolución en un sistema de precios con control manipulado. El suelo ha sido y seguirá siendo factor de violencia en razón a que los inmemoriales Economistas siempre han demostrado que el suelo no tiene valor, pero si precio. El atributo suelo dio origen al paramilitarismo donde el gran propietario convirtió la herramienta de trabajo de sus jornaleros en armas para la defensa de una propiedad adquirida irregularmente. Este anormal hecho permitió que la insurgencia se levantara contra el apropiador en defensa inicialmente del campesino desplazado y expropiado. Hoy los propósitos de unos y otros cambiaron de sentido, la lucha es por el control del suelo recordando que es allí donde se produce, se comercializa y consume la coca y sus perversos consecuentes violentos permeando los tres poderes y con ello la ruptura de la República que paso de ser unitaria a narcoestado. Pereira la Ciudad estratégica para el narcotráfico por ser privilegiada por la geoestrategia.

Antes de lo narrado por la Comisión Sectorial de Paz en el territorio mal denominado del Café existieron y afectaron el territorio violentamente los ejidos de Obando, la formación Guerrillera de las FARC, EPL, ELN, M-19. con sus connotados jefes como los Vásquez Castaño, Manuel Marulanda, Oscar William Calvo Caraballo, Jorge Iván Ospina, también liberales y conservadores paramilitares como Efraín Gonzales el Condor (que no entierran todos los días), El Mosco, Sangre negra, Drácula, Maluco y el inefable Capitán Venganza en Quinchía, Pistocho en Pereira. -Movilidad Sostenible que desfachatez. Continuará.

Lumica74@hotmail.com

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -