14.2 C
Pereira
lunes, julio 22, 2024

Derechos sin deberes, imposible

Es tendencia

- Advertisement -

Jaime Castaño Torres
Columnista

A todos nos gusta la carne pulpa de novillo gordo. Pedimos que se nos dé gratuitamente pero no ofrecemos ni nos imponen nada a cambio y por eso el país está como está y la tendencia es a empeorar porque los últimos gobiernos se dedicaron a dar todo a cambio de nada. Hoy por ejemplo los auxilios de todo y para todos, pero a nadie le piden siquiera que barra la calle o limpie algo o haga algo positivo en pro de la comunidad. Y ya dije y repito: Cuando se acabe el dinero para dar esos auxilios todos esos paniaguados y mantenidos serán los primeros en salir a tirar piedra para tratar de tumbar el gobierno.

Miremos el caso de Nariño. Se han producido no una sino varias masacres. El Estado lo primero que debe hacer es enviar fuerza pública para tratar de imponer el orden, pero para los nariñenses empezando por el Gobernador dicen que lo que se requiere es dinero, presencia con ayudas y nada más. Pero cuando el Gobierno Nacional dice que el problema viene del narcotráfico peleando por las rentas y rutas y que para acabar el problema es necesario fumigar esos cultivos todos dicen que no, que no se debe, que es imposible, que es perjudicial. Pero nada dicen de los erradicadores asesinados o mutilados combatiendo el flagelo porque esos no les duelen. Este contrasentido perverso tiene que acabarse. Si quieren que se busque la paz, lo primero que se requiere es erradicar el botín que genera la pelea dentro de la cual se causan las masacres. Que los muertos son “líderes de paz” sin que se conozca su actuar como tales es aceptable. Pero que el Gobernador y Alcaldes salgan a decir que es imposible erradicar con fumigación solo puede interpretarse que quieren convivir con el problema. Todo el problema viene de ese maldito mal y si no dejan que se erradique deberán sufrir las consecuencias.

Mandar dineros, hacer escuelas para que no las puedan ocupar los alumnos por el peligro de las minas y de los ataques de los narcos no tiene sentido. Hacer carreteras para que las disfruten los traficantes sería otro error. Es preciso que se tome conciencia de que el origen de la guerra es la rentabilidad de los cultivos ilícitos y las masacres tienen su origen en esos oscuros intereses, luego es preciso que si se quiere acabar el problema hay que acabarlo desde la fuente y ese final solo se consigue fumigando los cultivos.

Dicen que los cultivos de pan coger, fueron sembrados más para protección de la coca en sí que para la manutención del cultivador. Ese cultivador mientras tenga la mayor rentabilidad de lo ilícito no querrá permitir fumigar el cultivo, entonces es cuando les toca escoger entre lo lícito y lo ilícito y saber si quieren el dinero del maldito negocio o quieren la paz con las limitaciones económicas a que estamos sometidos todos los colombianos.

Las consecuencias del medio ambiente la han propiciado los mismos cultivadores porque han deforestado la selva para implantar los cultivos. Muchos abandonaron los cultivos lícitos por la mayor rentabilidad de los ilícitos. Entonces volvemos al punto de partida: Quien tiene el dinero fácil del cultivo ilícito y pernicioso para el mundo entero, o quieren vivir decentemente como lo hacen los campesinos de estas regiones.

Total, son los que se llaman víctimas quienes deben decidir de una vez por todas si quieren guerra o quieren paz. La primera la tienen en este momento por las disputas de las generación de las rentas ilícitas. La segunda requiere el sacrificio de vivir como todos los demás mortales que sobreviven decentemente de los cultivos lícitos. Los gobernantes tienen que ilustrar a su gente y dirigirlos -presumo yo- hacia lo lícito. ¡Pero todos ellos y solo ellos deben decidir!

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -