16.4 C
Pereira
jueves, abril 18, 2024

Del afán solo queda el cansancio

Es tendencia

- Advertisement -

Víctor Zuluaga Gómez

Columnista

Debo confesar que no voté por el presidente Petro, porque consideraba que iba a repetir los errores que como alcalde de Bogotá cometió y relacionados con el aseo y también otras determinaciones aceleradas, considerando que es lo mismo cambiar a nivel individual, que en lo social. Estos últimos cambios, los sociales, tardan mucho más tiempo. Y recordé en su momento, que unos gobernadores indígenas Embera-Chamí se reunieron y decretaron el final de la ablación del clítoris en las niñas, a partir del momento de dictar esa orden. Manifesté entonces que era algo así como que el alcalde de cualquier ciudad expidiera un decreto en donde a partir del momento de su expedición, quedaban prohibidos los robos en la ciudad.

Pero, debo admitir que el presidente Petro se ha rodeado de personas bien diversas y estructuradas y con la orden de dialogar, de discutir los proyectos, antes de implementarlos. Y digamos que no se hicieron esperar las voces que critican la no implementación rápida de algunas medidas, y también las voces de la oposición, que siguen viendo al presidente como un guerrillero castro-chavista.

En torno a la intervención del presidente, en la Asamblea General de la ONU, creo que quedó claro el fracaso que hasta el momento hemos visto, de la lucha anti-drogas. Es un problema muy complejo y por lo mismo, veamos lo que dice Rita Levi Montalcini al respecto: “Los jóvenes que viven en condiciones socioculturalmente desfavorables, pueden empezar a sentirse seducidos por las drogas, fenómeno difícil de controlar una vez empezado. El drogadependiente no es víctima de una condena genética, sino de una desviación comportamental debida a factores sociales y personales”.

Las influencias sociales, culturales y económicas pueden contribuir en gran medida a que los adolescentes y jóvenes caigan en el aberrante ciclo de la droga-dependencia.

El llamado que hace el presidente es a unir esfuerzos, los países productores de las drogas, los consumidores y quienes producen las sustancias químicas para su procesamiento.

Compleja tarea que es necesario abordar desde múltiples perspectivas, y cuyos resultados no se verán tan rápido como quisiéramos.

Ahora bien, si el llamado internacional es correcto, no lo es el tono en que lo hizo en la media que acusa y señala responsables y, en fin, genera reacciones no positivas como la que ya se vio con el presidente del Brasil.

Amanecerá y veremos.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -