21.2 C
Pereira
viernes, junio 21, 2024

Déficit habitacional: es el momento de actuar

Es tendencia

- Advertisement -

Los subsidios de vivienda que fueron creados con el propósito de contribuir a la movilidad social de las personas menos favorecidas y promover la dinámica económica en el sector constructor, hoy están en riesgo. La situación coyuntural que en materia política y económica vive el país en la actualidad, ha generado un desafío creciente para la entrega de subsidios, el retraso en la generación de estos, ha impactado de manera negativa a los habitantes de nuestra región, generando serias dificultades en su capacidad para adquirir una vivienda propia. Esta situación es particularmente grave en los municipios de Risaralda y, más específicamente en el área metropolitana, donde el déficit habitacional hoy está, según las más recientes cifras del DANE, en 23,5% y sigue aumentando.
Es fundamental que las alcaldías locales, con el apoyo de la Gobernación del departamento, tomen un rol más activo y propositivo en esta crisis. A través de los planes de desarrollo, ya aprobados, se deben generar subsidios adicionales que, sumados a los existentes, que proporciona la caja de compensación, pueden brindar un alivio significativo a nuestras comunidades.
No es un secreto que el sueño de tener una casa propia es una aspiración compartida por muchas familias en nuestra región, sin embargo, la realización de este sueño se ha vuelto cada vez más difícil debido a la falta de recursos adecuados. Como líderes gremiales y responsables del bienestar de nuestros ciudadanos, debemos unir fuerzas y buscar soluciones integrales que aborden esta problemática de manera efectiva.
Desde el COMITÉ INTERGREMIAL DE RISARALDA hacemos un llamado para que las diferentes alcaldías municipales, tomen acción en algunas propuestas que como comité hoy planteamos.
1. Revisen y optimicen los programas de desarrollo urbano y rural existentes, asegurándose de que estos programas estén alineados con las necesidades actuales de vivienda y sean accesibles para la población de bajos ingresos.
2. Fortalezcan las alianzas con las cajas de compensación, aprovechando al máximo los subsidios disponibles y trabajando en conjunto para ampliar su alcance y eficacia.
3. Fomenten la colaboración público-privada, involucrando al sector de la construcción favoreciendo el financiamiento de proyectos habitacionales asequibles.
4. Implementen políticas locales de vivienda inclusivas, creando incentivos para que los desarrolladores inmobiliarios construyan viviendas para las familias de menores ingresos.
5. Promuevan la educación financiera, ofreciendo, entre otros, talleres y recursos para que las familias entiendan mejor las opciones de financiamiento y los pasos necesarios para adquirir una vivienda.
El déficit habitacional en nuestra región no es solo un problema de cifras, o de un único sector económico, es una realidad que afecta la calidad de vida de nuestros ciudadanos y el desarrollo social de nuestro territorio, por tal motivo, tenemos la responsabilidad y la capacidad, como gremios, de cambiar esta realidad, y el momento de actuar es ahora.
Todos los líderes locales, el sector público, el sector productivo, y a la comunidad en general debemos trabajar juntos en la creación de un futuro donde cada familia en Risaralda tenga la oportunidad de tener un hogar digno y seguro. Nuestra región merece soluciones al alcance de todos y estoy convencido que unidos ¡podemos lograrlo!

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -