14.6 C
Pereira
miércoles, julio 24, 2024

De tú a tú

Es tendencia

- Advertisement -

Henry Carvajal Castro
Columnista

La Constitución del 91 le dio todos los poderes al colombiano de todas las razas. Cultos, condiciones y clases sociales con garantías constitucionales que obligan al Estado y al Gobierno a obedecer ese mandato emanado de la Constituyente. ¿Qué orden-derecho tienen los colombianos como los mal llamados Territorios Nacionales, que los constituye en “el otro país”: el del abandono y la indiferencia estatal?

Territorios de encanto, paraísos para sembrar desarrollo, que no pierden la esperanza de hacer parte de una Colombia igualitaria, pero que, bloqueados por el privilegiado país cordillerano, faltamente centralista, que con poder, olvido y abandono, creó unos estratos miseria, en el mismo seno de tierras ricas de gente buena y productiva, capaces de cambiar el orden económico colombiano, si se les dotara de infraestructura: Autopistas, Tren, Aeropuertos, Educación, Tecnología y Conocimiento.

Departamentos o Intendencias con millones de hectáreas para producir agroindustria y desarrollo para Colombia y el mundo. ¿Pero cuáles carreteras llevan Villavicencio-Arauca? ¿Cuántos carriles tiene la Autopista Bucaramanga- Arauca? O Bogotá-Tunja-Yopal? ¿O Yopal-Puerto Carreño? O Villavicencio y Florencia a San José del Guaviare-Mitú-Puerto Inírida?

Autopista o tren que cuestan el doble, pero permitirían sembrar el triple de millones de hectáreas de alimento para el mundo. ¿Impensable una gran autopista navegable entre Putumayo y Leticia? ¿O llegar con el tren al Este nacional, para un impensado macro desarrollo? ¿Si la vida y la paz, son dos derechos que están presentes en la Constituyente, por qué arropa a unos y desnuda a otros?

¿O es qué el opaco resplandor, para la mayor despensa de riqueza en América, los antiguos territorios nacionales, hoy departamentos, conviven con la misma miseria y abandono de la conquista, debido al feroz y voraz centralismo de un país que no juega el desarrollo, sino entre mares y cordilleras?

¿La Constitución para qué o quiénes? El centralismo, es una verdad que lleva a una triste conclusión: Colombia existe en Los Andes y solo limita con el Atlántico y el Pacífico, porque Arauca, Casanare, Vichada, Guanía, Guaviare, Vaupés, Amazonas, Putumayo, son fronteras muertas e ignoradas por la misma Constitución y el desaforado centralismo, que los margina, sin entender que, si Colombia fuera a su encuentro, con tren, autopistas, macro tecnología y conocimiento, el gran desarrollo, podría convertir a Colombia… en la mayor despensa agrícola de América.
¿Por qué Pereira paga pero no tiene Autopista del Café tramo Boston-Punto 30?

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -