17.4 C
Pereira
viernes, febrero 23, 2024

De tú a tú

Es tendencia

- Advertisement -

Henry Carvajal Castro

Columnista

Encadenados, marginados o, lo peor, siempre olvidados ¿Son y no son de la patria? ¿Están en el mapa del olvido, desde la Colonia hasta hoy? El orangután político vuela hasta las ciudades-colmena, donde están las “mieles de votos” que los suben a sus podios de miel, leche y billete, corrupción y ¿después? ¡El ignomonioso paredón del olvidó! Para Llanolandia, no hay aviones, ni trenes, ni autopistas, ni carreteras, ni viaductos, ni siquiera acueductos de gran ciudad, de los millones de M3 que tienen los ríos que bordan sus fronteras y bañan sus prodigiosos territorios. Solo el total abandono y la gran angustia a la que lo somete el privilegiado país cordillerano. 

LLanolandia: Arauca, Guanía, Vichada, Amazonas, Vaupes y Guaviare, constituyen el país del olvido. Desde siempre, al margen de la cosa oficial, que vierte sus platas por caudales hacia los departamentos enquistado, ricos e influyentes, cuando ellos, con inversión en educación e infraestructura, podrían constituirse en la gran cantera del desarrollo económico, agroindustrial, turístico y tecnológico del país.

¿Sabia Ud que estudiantes alemanes instalaron plantas que generan energía eléctrica e iluminan varios poblados indios del sector? Hoy, por hoy la única atención que reciben los antiguos Territorios Nacionales son los del abandono y desatención oficial. Rica en gigantes y centenarios bosques que están siendo víctimas del “fuego a distancia” para convertirlos en extensos hatos ganaderos, grandes cañaduzales y reservas de millones de hectáreas para el: Yo millonario.  ¿Está el Tren Yopal-Guanía, como punta de lanza para iniciar el gran desarrollo del Este colombiano? No. O ¿en Planeación Nacional está él bosquejo de una gran autopista Yopal-Arauca, que constituiría la puntada de oro para el gran desarrollo de ese rico territorio Nacional? Tampoco.

La abulia, la indiferencia y el desaforado centralismo no han dejado ver que si sé construye un gran entramado férreo y dos grandes autopistas, teniendo a Yopal, como centro motor y punto de partida de ese nuevo desarrollo de infraestructura, de toda esa basta y rica región,  dejaría de ser una carga o un rincón del olvido y se convertiría en un gran fortín económico y sede de grandes de desarrollos agroecológicos e industriales.

¿Qué hay en Planeación Nacional hoy, en esta instancia, para los antiguos Territorios Nacionales? Me atrevo a decir que nada, ni un solo proyecto,  porque lo que si hace Planeación Nacional es parar cualquier plan de inversión distinto a ser el gran celador de los inmensos cañaduzales y las gigantes ganaderías, de unos pocos, asentados desde casi siempre en  Arauca, Guania, Vichada, Guaviare, Vaupés, Amazonas, Casanare y el otro país, el del olvido y el abandono que  merece, siglos después, que Mister Centralismo fije su atención y su mirada en su riquísimo pero olvidado territorio oriental.

USA se fué con un tren poblando el Oeste de pueblitos que hoy son capitales de grandes estados de riquísimo desarrollo industrial y económico y factor determinante en la primer economía mundial. Habrá un despertar, un siglo después, para que el Virreinato Bogotano entienda que, con la debida infraestructura -aeropuertos, trenes, autopistas, tecnología- valdría la pena invertir en desarrollo de la olvidada Llanolandia, eterna víctima del centralismo cordillerano.

Hay un país por  descubrir, reivindicar y arroparlo con la bandera de la igualdad y el desarrollo que desde Bolívar viene reclamando para la más rica y grande tierra del país.

ANI: ¿Porqué Pereira paga, pero no tiene Autopusta del Café, tramo Bistín-Punto 30?

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -