22.7 C
Pereira
lunes, febrero 26, 2024

De paseo por los partidos políticos

Es tendencia

- Advertisement -

Alexánder Ríos Arboleda

Columnista

En la construcción de un ideario político cualquiera sea su ideología, se fundan partidos para que en el accionar de sus militantes y simpatizantes, los conviertan en realidad. Ligado a estas doctrinas que se encuentran consignadas en textos de los pensadores que las inspiraron, y entendiendo que estamos lidiando con la condición humana rodeada de infinidad de pensamientos y quereres, se deben establecer unas reglas de juego, que se redactan en estatutos y códigos de ética.

Este año electoral en donde se escogió Congreso de la República, se realizaron consultas y finalmente se transitó por primera y segunda vuelta presidencial, se pudo observar como algunos militantes con curul de concejal o diputado, apostaron y endosaron sus votos al mejor postor, de espaldas a los candidatos que sus partidos habían definido respaldar.

En Risaralda no fue la excepción y en especial en el Partido Conservador. Por acciones  desleales a la divisa azul, la veedora nacional María Eugenia Correa Olarte, una vez fue informada de las anomalías en su actuar proselitista de 4 concejales, procedió a abrirles investigación disciplinaria y a proferir medida cautelar con la suspensión por 90 días de toda actividad en representación del partido. Las quejas puntuales fueron la de haber apoyado candidaturas presidenciales distintas a las que la colectividad definió seguir por identidad ideológica. Y la otra, la de respaldar a candidatos a la Cámara de Representantes y Senado de la República de otras organizaciones políticas.

En Pereira, el sancionado fue el concejal Anderson Gutiérrez, quien al saber de dicha decisión institucional, prefirió renunciar al partido, no sin antes motivar su despedida con descalificaciones propias de quien no conoció a qué partido había llegado, y menos entender el servicio que le prestó, al permitirle integrar la lista azul, camino que le permitió tener el honor de servir a la ciudad.

En Dosquebradas el investigado es el concejal Robert Sánchez, quien estoicamente recibió la decisión.

En Santa Rosa de Cabal, la suspensión es para los concejales César Augusto Franco y Sebastián Zuluaga, quienes se han defendido públicamente de los hechos y en especial el de según ellos, la equivocada sanción. A esta cruzada se sumó el alcalde Rodrigo Toro del Partido Verde, quien en intervención por redes sociales expresa toda su ignorancia sobre el asunto; Desconociendo que lo ventilado es estrictamente un problema interno del partido. A quien le cabria la pregunta ¿usted acaso conoce los estatutos del conservatismo? Por lo tanto afirmar que el partido lo está persiguiendo no es cierto y por el contrario, si estaba tan preocupado debió llamar a la veedora nacional y consultarle sobre el alcance de la decisión. Situación diferente se presenta con los otros alcaldes, Maya de Pereira y Ramos de Dosquebradas, quienes han guardado prudente silencio.

Esta experiencia sancionatoria de militantes destacados como son los 4 concejales del caso, es la premisa  de entender que a los partidos no se va de paseo, porque las dignidades conseguidas, son el fruto de años de luchas ideológicas y partidistas, respaldadas institucionalmente por estatutos refrendados legalmente por el Consejo Nacional Electoral.

P.D. En la ciudad de las Araucarias ya empiezan a levantar la mano para postularse a dirigir los destinos de la misma. El abogado Jorge Enrique Quiceno de amplia experiencia en el sector público y privado, quiere poner al servicio de su patria chica ese bagaje.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -