21.4 C
Pereira
sábado, mayo 18, 2024

De maestra a ministra

Es tendencia

- Advertisement -

Ramiro Tabares Idárraga
Columnista

Resulta corto el espacio para escribir sobre la vida y obra de Gloria Inés Ramírez Ríos, la nueva ministra de Trabajo. Así con segundo apellido como a ella le gusta para dar importancia a la línea materna en su vocación y formación de maestra. Más pereirana que los mangos de la Plaza de Bolívar y el bolívar desnudo de Arenas Betancurt, se convierte en la primera raizal de origen popular en llegar tan lejos.

A temprana edad inicia su escuela sindical y social que la llevaran a ocupar cargos directivos como la presidencia del SER, la vocería de FECODE y un puesto en la CUT, además de integrar y liderar asociaciones de mujeres de todo el mundo, donde ha sido conferencista y consultora. En una época, donde las mujeres no estudiaban se vinculó a la facultad de educación de la UTP, hecho que marcaría su trabajo  social. Allí, tiene la oportunidad de contar  con maestros de la talla de Ruth Rodríguez, Stella Bran de Prado y Domingo Taborda. A este último siempre lo considero su maestro y mentor, para  el análisis y crítica de los modelos pedagógicos y las miradas sociológicas y dialécticas sobre el papel de la educación en la formación integral de las personas.

En el paro cívico de 1977, fue activa como integrante de la primera línea, estando pendiente de las reubicaciones de vivienda, especialmente del barrio José Antonio Galán, donde ella misma vivía. Consciente de la necesidad de resolver el tema de vivienda digna, lidero la urbanización de varios barrios de Pereira en la ciudadela Cuba a través de Provivienda y Cenaprov. Cercana al inmolado Gildardo Castaño Orozco, concejal de la UP, asesinado por defender los intereses de las comunidades. La caracteriza la coherencia ideológica para asumir la defensa de sus  ideales como la lucha por la equidad de género, la violencia contra las mujeres, la defensa de los derechos humanos y sobre todo las reivindicaciones para las trabajadoras asaltadas y raponeadas en las últimas dos décadas por una economía de mercado voraz y corrupta. Su voz, se escuchó en el Senado por dos periodos, donde fue  luz de  libertad y esperanza en tiempos de dictadura.

Hoy como ministra, no desentonan sus  ideales de justicia social. Propone avanzar en un diálogo del Estado, empresarios y sindicatos. Es clara su visión en el sentido que sin trabajo y sin derechos no hay posibilidad para el avance de un país hacia procesos productivos y democráticos. Un nuevo Estatuto del trabajo, es un reto, el cual busca acabar con la deuda social, toda vez que se tiene un primer lugar en cuanto a precarización de condiciones laborales.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -