18.9 C
Pereira
martes, marzo 5, 2024

Cuando el deporte toma Partido

Es tendencia

- Advertisement -

Michele Scocozza
Columnista

Los deportistas hoy son mucho más que simples atletas y los políticos lo saben muy bien.
Prueba de eso ha sido la última declaración del presidente Trump, que ha reaccionado muy duramente frente al paro de los atletas de baloncesto NBA.

El paro fue relacionado con los últimos episodios de violencia, el asesinado de George Floyd y la brutal agresión sufrida por James Blake.

El movimiento de protesta Black Lives Matter ha involucrado no solo la sociedad civil estadounidense, sino también la NBA, conformada sobre todo por atletas afroamericanos que han considerado los abusos de la policía hacia las minorías como algo inaceptable.

No es raro que los deportistas utilicen su posición de popularidad para sensibilizar sobre temáticas de gran impacto social y político. Si analizamos el fenómeno en retrospectiva, nos damos cuenta de que no ha sido la primera vez.

Esa superposición de roles tiene sus raíces en la antigua Grecia, pero es en el siglo XX que los deportistas empiezan a utilizar la vitrina mundial para la reivindicación de asuntos ideológicos y políticos.
Un ejemplo fue el puño cerrado con el guante negro de los atletas Tommy Smith y John Carlos en las Olimpiadas de México del 68.  Los dos atletas reivindicaron su participación a los black panthers, movimiento que luchaba por la paridad de derechos civiles de los afroamericanos en los Estados Unidos, donde los triunfos deportivos son principalmente méritos de estos atletas.  La experiencia de Mandela y del Mundial de Rugby de 1995 en South África, demuestra cómo el deporte puede ayudar a unificar y no solo a contestar.

Tras su elección como Presidente, el líder anti-apartheid, vio en el deporte la herramienta para unificar un país destruido por el odio, los resultados deportivos y sociales le dieron la razón.
Los últimos eventos ayudan a no perder la esperanza. Maya Moore, la más importante jugadora de baloncesto femenino, hace 2 años, renunció a su futuro como deportista para dedicar su tiempo a la liberación de un joven afroamericano, Jonathan Irons, que se encontraba en la cárcel condenado a veinte años por un delito que no había cometido.

Después de dos años, el tribunal federal americano decidió liberar Jonathan porque no había cometido el asesinato., Maya Moore hizo realidad la publicidad de una nota marca deportiva: “Believe in something.

Even if it means sacrificing everything”. (Crees en algo, aunque signifique renunciar a todos).
Porque la política puede callar la información, pero no nuestra sed de justicia e igualdad, porque no importa que esta sed pertenezca a una persona común o el más grande deportista del mundo.
Porque lo importante es hablar, porque el silencio, hace un ruido insoportable.
*Docente Universidad Católica de Pereira

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -