22.7 C
Pereira
lunes, febrero 26, 2024

Corrupción y justicia

Es tendencia

- Advertisement -

*Lina María Arango D

Columnista

“Para solucionar un problema, primero hay que reconocerlo”.

Parece que reconocer la corrupción como uno de  los mayores problemas que tiene el país, no está en la agenda del candidato presidencial Gustavo Petro y por el contrario, su  mensaje de “perdón social” a los corruptos, no  solo es confuso para quienes ven en la ausencia de justicia y el robo de los recursos públicos, uno de las causas de la violencia, desigualdad  y pobreza,  si no peligroso, para quienes durante años hemos trabajado por hacer visible el impacto negativo que la corrupción causa en la vida de las personas. Con el aumento del crimen organizado y su alianza con la corrupción, esta última se ha sofisticado y es cada vez más lucrativa y más difícil de combatir.

De acuerdo con el diagnóstico realizado por el equipo del candidato presidencial Sergio Fajardo, quien ha priorizado este tema en su programa de gobierno, calcula que “entre 2016 y 2020 se comprometieron 92,77 billones de pesos en 367 hechos de corrupción analizados. Esto equivale a la suma del presupuesto nacional en educación y salud y protección social para el 2022. De esta suma, solamente se han recuperado 4,94 billones de pesos”.

El malestar generalizado de los ciudadanos relacionado con la impunidad que perciben frente a los delitos asociados a la apropiación de los recursos públicos, contrasta con la baja responsabilidad y compromiso que han asumido los gobernantes y legisladores para luchar contra este flagelo. La corrupción es la principal preocupación en las encuestas de opinión, en disputa con otros temas tan críticos como el desempleo, la inseguridad o la violencia y el 91% de las personas encuestadas considera que no hemos mejorado en nada con respecto a este tema en los cuatro años del gobierno de Iván Duque, quien ha nombrado amigos cercanos en las principales instituciones responsables de combatirla, mientras la independencia de un sistema de pesos y contrapesos (entidades de control) es ausente.

De acuerdo con el Observatorio Ciudadano de Corrupción (2021) en su informe al seguimiento de Colombia respecto a los compromisos que adquirió para combatir la corrupción en la Cumbre de las Américas de Lima en 2018, raja a Colombia en fortalecimiento de la gobernabilidad democrática, transparencia, acceso a la información y protección al denunciante, y no tiene mejores resultados tampoco en cuanto a financiamiento a la política, prevención de la corrupción en obras públicas y cooperación jurídica internacional.

Nos molestan las pocas condenas por el robo de miles de millones, los privilegios de la casa por cárcel o guarniciones militares para los corruptos, la contratación de personas quienes a pesar de estar investigados por corrupción siguen licitando con el Estado etc.  Muy mal mensaje el de Gustavo Petro y sus fanáticos seguidores, justificar la reunión de su hermano con condenados por delitos de corrupción en un momento tan álgido como lo es la campaña presidencial. Las discusiones filosóficas sobre el perdón se ven muy forzadas en este momento.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -