15.4 C
Pereira
jueves, abril 25, 2024

Con Gorgona el presidente escupió para arriba

Es tendencia

- Advertisement -

Con el reciente anuncio del gobierno para continuar con las obras en el Parque Nacional Natural Isla Gorgona, Petro se hinca ante el inconveniente proyecto militar solicitado y financiado por la Oficina de Asuntos Antinarcóticos del Departamento de Estado de los EE.UU. y pone en entredicho su discurso ambientalista.

Como escribió la columnista, Olga González, “volver a Gorgona un puesto militar de USA es algo que seguramente se les ocurrió a Uribe, a Duque, incluso a Santos. …Pero será Petro quien lo hará. Realmente Petro es un caballo de Troya para la izquierda”. Esta síntesis describe las posiciones del presidente presentado como un “cambio” para el país, pero en sus reformas y decisiones neurálgicas, siguen la línea dictada por el gobierno de Estados Unidos en cabeza del alicaído partido demócrata.

Por ende, insisto de nuevo en este espacio, en la columna del exministro Manuel Rodríguez Becerra en el diario El Tiempo: “defendamos gorgona”. Describe el profesor, quién para entonces guardaba la esperanza que Petro no diera vía libre a estas obras, las características del parque, su importancia y reconocimiento mundial. Y cuestiona si es en el marco de la “lucha contra el narcotráfico”, ¿por qué no construyen la infraestructura con ese fin en Guapi, ubicado a 55 kilómetros de la Isla? Considera él es lo que debía defender Petro para no ir a contrapelo de su discurso de la vida y el narcotráfico. 

Y como Petro no cumplió las expectativas que depositaron sobre él en esta materia, resultan también oportunos los textos de Andrés Bodensiek en La Silla Vacía. Del más reciente sobre la obediencia a Estados Unidos y el lavado verde del proyecto militar, cabe resaltar la mención al ambientalismo anticientífico y lavado verde: “Todo el proyecto, además del espaldarazo de Petro, sigue andando sobre las ruedas de una licencia ambiental que contiene múltiples irregularidades desde el mismo momento de ser concedida de forma exprés durante el gobierno de Santos, y cuando la directora de Parques era la actual congresista Julia Miranda.

A ninguno de esos altos funcionarios les pareció irregular que una licencia ambiental, que cambia de facto el uso del suelo en un Parque Nacional Natural, se concediera en menos de 30 días sin tener los estudios completos, como lo demuestran las 4 resoluciones de modificación, de las cuales la última incluye medidas absurdas y anticientíficas, que ponen en riesgo la vida de las especies, como la captura, numeración y reubicación de fauna sésil y el “ahuyentamiento” de anguilas de jardín.

Todo por darle vía libre a los intereses geopolíticos de la potencia extranjera y de su intromisión en Colombia.”

La sumisión del gobierno actual es de facto la entrega de la soberanía nacional. Deja como enseñanza para sus seguidores que mucho de lo que se advirtió de él, es verídico. Por lo demás, ni se atienden los criterios científicos y ecológicos, ni evidencia el cambio en la política antidrogas que hasta la fecha sigue sin funcionar.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -