23.2 C
Pereira
domingo, mayo 26, 2024

COMO PARA NO IMITAR

Es tendencia

- Advertisement -

En el período de Semana Santa, tuve la oportunidad de desplazarme con la familia hacia Guatapé, Antioquia, sitio de una gran afluencia de turistas debido a la presencia del Peñol y la cada vez más disminuida represa de Guatapé. 

Es de destacar el hecho de que las vías en el caso de Antioquia han tenido una gran mejoría, con la presencia de grandes túneles que acortan distancias en gran medida. Los paisajes constituyen un gran atractivo, al igual que ocurre con el Eje Cafetero, para turistas nacionales, pero especialmente para extranjeros.

Quiero referirme a dos aspectos que me parecieron bien delicados porque está en juego la imagen de Colombia, ante tanto turista extranjero. Se trata de la cantidad de ofertas que existen en los puestos de ventas de artesanías en los sitios visitados por los turistas en donde se exhiben copias de la cédula de Pablo Escobar, camisetas con su figura e incluso, me decían, se ofrecen en el caso de Medellín, recorridos por ciertos sitios donde se explica todo el proyecto de vida de dicho delincuente. Pienso que ello lo que hace es reforzar el imaginario de que los colombianos aceptamos, aprobamos toda esa conducta delincuencial de los narcotraficantes.

El otro aspecto tiene que ver con los guías que van en las embarcaciones que recorren el embalse de Guatapé, en donde van explicando el proceso de inundación del antiguo poblado para la conformación de la represa, pero hay intervención de músicos que se encargan de hacer coplas, en primer lugar con unos tonos elevadísimos, pero con un vocabulario absolutamente despreciable, como por ejemplo: “esto dijo el armadillo, qué frío tan hijueputa, qué malparida la suerte….” y  así sucesivamente, durante todo el recorrido.

Una verdadera lástima que se siga en la tónica de elogiar al “vivo”, y más concretamente a un asesino como fue la figura de Pablo Escobar. A eso podríamos añadir, la estatua que levantaron en un pueblo de Antioquia, de “Cosiaca”, el símbolo de la “viveza”, que engaña, que miente, que roba, pero que es admirado por ese tipo de conducta. Qué bueno fuera que se comenzaran a desarrollar proyectos de sensibilización con el fin de acabar con el elogio a ese tipo de personajes llamados “vivos”, que estimulan ese tipo de conductas delincuenciales que en nada favorecen una convivencia armónica entre nacionales y de otro lado empaña la imagen del país. 

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -