26.6 C
Pereira
viernes, marzo 1, 2024

Colombia: entre la patria boba y la patria pendeja

Es tendencia

- Advertisement -

*Rodrigo Tabares Ruiz
Columnista

El escritor checo Milán Kundera en su obra “La insoportable levedad del ser” presenta la idea del peso en oposición a la levedad, que muestra la visión del mundo dividido en dos polos, es decir la lucha de contrarios, como lo plantea la dialéctica.

Desde el llamado “Grito de Independencia”, ocurrido el 20 de julio de 1810 hasta nuestros días, Colombia se ha movido entre la patria boba y la patria pendeja. El periodo comprendido entre la promulgación del Acta de Independencia del 20 julio de 1810 y el inicio del Régimen del Terror en 1816 se conoce como la Patria Boba por la lucha entre Centralistas y Federalistas, debido a sus diferencias políticas sobre la manera ideal de gobernar a Colombia

Aunque las condiciones históricas de hoy son diferentes a las de hace 209 años, nos encontramos no en una patria boba, sino en una patria pendeja, en la que campean la corrupción y la doble moral entre la mayoría de nuestros dirigentes políticos, quienes utilizan el precepto latino divide y reinarás para lograr la polarización de los ciudadanos con el objetivo de desviar la atención sobre los problemas estructurales del país, conquistar el poder y mantener el statu quo.

Así mismo, en Colombia no se gobierna bien. Gobernar bien es salvaguardar el empleo, mejorar la calidad de la educación, brindarles condiciones a los líderes sociales para que puedan realizar su labor, mejorar la atención en salud y elevar la calidad de vida del pueblo. En nuestro país presenciamos una ceguera colectiva estimulada por la falta de cultura política, las publicaciones tendenciosas en las redes sociales y en algunos medios de comunicación, y sustentada en encuestas amañadas y sesgadas.

Finalmente, en poco tiempo habrá votaciones para elegir alcaldes, gobernadores, concejales y diputados. Ojalá que a diferencia de lo ocurrido hace 209 años, cuando no pudimos independizarnos por las disputas internas, los colombianos no sacrifiquemos esta oportunidad para elegir personas que implementen cambios sustanciales que permitan mejorar las condiciones de vida de los habitantes de las diferentes regiones, por los intereses mezquinos de los politiqueros tradicionales, quienes una vez en el poder se olvidan de sus electores; lo que nos condenaría, no a seguir en una patria boba, sino en una patria pendeja, como decía mi abuelo: “una cosa es la bobada y otra la pendejada”.
*Universidad Cooperativa de Colombia

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -