20.1 C
Pereira
jueves, mayo 23, 2024

Colombia: dos países en uno

Es tendencia

- Advertisement -

*Rodrigo Tabares Ruiz

Poco tiempo después de la gran gesta independista, liderada por Simón Bolívar, se empieza a germinar una fuerte división entre los partidarios de la concepción centralista y la concepción federal del Estado. A partir de ahí se configuraron los dos partidos políticos tradicionales de nuestro país: liberal y conservador, con una marcada concepción de Estado, diametralmente opuesta, pero también ambos excesivamente excluyentes.  Sólo a partir de la segunda mitad del siglo pasado han ido ingresando con mayor fuerza otras concepciones de Estado, algunas influenciadas por las tendencias socialistas en el mundo.

Pero la polarización ideológica paradójicamente se viene sintiendo con más fuerza en nuestros días. Digo paradójicamente porque en 2016 se firmó al Acuerdo de Paz entre el gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla de las FARC, recibido con más beneplácito por otros países del mundo, que por algunos colombianos. En este sentido, Gabriel García Márquez escribió en 1983: “En medio de la confusión y el desencanto no faltan, no faltamos, quienes siguen creyendo, de un modo empecinado y tal vez ilusorio, que la paz es posible”.

La polarización nos ha llevado a que se radicalicen las posiciones, que es lo que estamos viviendo en los últimos tiempos en el país en varios escenarios, como las redes sociales. Un alto porcentaje de los colombianos asumimos posiciones extremas, pasionales ante diversas situaciones, dejándonos llevar por los sentimientos, sin pensar con detenimiento en sus consecuencias. Uno de los espejos que muestra la manera como se desbordan estas emociones tiene que ver con el deporte, la religión y las posiciones políticas e ideológicas.

En nuestra cultura, el término medio no existe; nos movemos de un extremo a otro, del elogio desbordado a la crítica despiadada, lo que se refleja en el comportamiento de muchos de nuestros compatriotas. En este ambiente polarizado, se hace imprescindible un gran acuerdo nacional, como una oportunidad propicia para que en el país se cimenten las bases para construir las soluciones a problemas históricos como la educación, la productividad, la tierra y la soberanía alimentaria, el empoderamiento de la economía popular, la inclusión financiera y la inclusión territorial, la transición energética y la descarbonización de la economía con un enfoque territorial.

Este acuerdo debe ser con todos los sectores de la sociedad, los trabajadores de empresas privadas e instituciones públicas, con las organizaciones campesinas, la academia, los empresarios y los partidos políticos, los trabajadores y creadores del arte y la cultura, con las iglesias y las regiones y territorios del país.

*Universidad Cooperativa de Colombia

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -