21 C
Pereira
domingo, marzo 3, 2024

Colibríes: descalabro anunciado (II)

Es tendencia

- Advertisement -

En ocasión anterior dijimos que a la Corporación VIGÍA Cívica no le sorprendió lo que encontró el alcalde de Pereira, Mauricio Salazar, en su reciente visita de obra a la Avenida de los Colibríes, pues durante el año 2023 advertimos que esta no marchaba adecuadamente y señalamos que los retrasos e incumplimientos en la ejecución del contrato fueron consecuencia de una falta grave de planeación de la obra, por lo que presentamos una queja ante la Contraloría Municipal de Pereira 

Los hechos y los documentos nos dan la razón. El acta inicial de la ejecución del contrato es de octubre de 2021, cuando aún no había licencia ambiental, hecho contrario a la declaración del exalcalde Carlos Maya en la reciente rueda de prensa, de haber esperado siete meses esa licencia para comenzar.

En el Estudio Previo de la Licitación Pública para la construcción de la nueva vía aparece un gráfico con las medias que determina el Plan de Ordenamiento Territorial, POT, de Pereira, para sus avenidas: ancho de 41 m y, en cada sentido, dos carriles de 3,3 m, para tráfico mixto y uno de 3,70 m, para buses del SITP; dimensiones que obligatoriamente deberían cumplirse en Los Colibríes, lo que no ocurre. Los informes del interventor del contrato muestran repetidos cambios que incumplen. 

El de enero de 2022, indica, en los 41 m, dos calzadas de 7m de ancho. En febrero las especificaciones cambian a dos calzadas con tres carriles de 3,3 m cada uno, para un total de 9,9 m por calzada. En el Informe de junio de 2022, el ancho de la avenida disminuyó de 41 a 39 m y mantuvo los tres carriles de 3,3 m.

En informes posteriores a abril de 2022, aparece que en ese mes se entregó al contratista el paquete completo de diseños. Entonces cabe preguntar: ¿Con cuales diseños se orientó la obra en los siete meses anteriores? 

Con las últimas dimensiones transcritas, la Avenida de los Colibríes no será una de las amplias avenidas planeadas en el POT de Pereira, disminuirán sus andenes o sus zonas verdes y aunque sus dos carriles de tráfico mixto tendrán las medidas, al carril del SITP le faltaran 40 centímetros. 

Esos los cambios, de algunos metros o centímetros de ancho, por 3,4 kilómetros de largo, alteraron los costos y las fechas de entrega y revelan, sin duda, la grave falta de planeación de la obra.

Lo referido también demuestra, en el gobierno de la ciudad que contrató la Avenida, el mismo patrón del que lo antecedió: ejecutar obras sin respetar su planeación. Ojalá esta costosísima Avenida de los Colibríes no corra la suerte de la Intersección de Corales, insuficiente desde su apertura, aunque por ser hechura del mismo equipo, que en los últimos ocho años estuvo en la Secretaria de Infraestructura de Pereira, podría ocurrir.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -