20 C
Pereira
miércoles, junio 19, 2024

CIUDADES VIVAS

Es tendencia

- Advertisement -

En un formato de ocho temporadas y unos cincuenta capítulos, el expolicía Adrian Monk se convierte en asesor de ese Cuerpo para descifrar cantidad de fraudes, homicidios y otros delitos; lleno de fobias a las más diversas cosas y circunstancias, los productores lograron darle vida a un peculiar personaje con una memoria fotográfica que le permite hacer comparativos de diversos escenarios y establecer las falencias entre las declaraciones de los involucrados en los crímenes y la realidad de lo sucedido. La creatividad del equipo humano interviniente en cada episodio es asombrosa. A título informativo solo cito uno en que una señora se comunica con su víctima en tiempo real -por video llamada- desde su habitación y, al final, el señor Monk logra establecer que aquella hizo una adaptación idéntica de su alcoba, pero dentro de un furgón que estaba en la misma cuadra de su objetivo. La clave fue un lapicero en un escritorio, que en la visita a la escena del crimen estaba en una posición y en las imágenes reproducidas en el video estaba en otra, lo que determinaba -sin lugar a dudas- que la prueba había sido adulterada. ¡Genial! (Disponible en Netflix)

***

En sentido imaginario digo que la Fiscalía General de la Nación debería tener una cátedra obligatoria sobre el señor Monk porque uno no entiende que, en tantos procesos a su cargo y tan graves y con tantas pruebas concluyentes, no pase nada. En alguna columna lo dije: el Cambio es de Bolsillos. La plata va a pasar de unos a otros, y ahí lo tenemos. La corrupción más vergonzosa de este gobierno -hasta ahora- es que un señor encargado de solucionar los problemas de desastres -con 800 mil millones de presupuesto anual- se haya gastado en cuatro meses el 80% del mismo para entregárselo a sus amigotes políticos. Y que el día antes de irse hubiera aprobado un giro por 300 mil millones para ellos, lo cual, afortunadamente, fue bloqueado por el nuevo director.

***

El asesor jurídico de semejante belleza -otro corrupto condenado, pero reintegrado al ejercicio- ahora pide un principio de oportunidad y, a cuentagotas, el implicado está enredado porque no sabe si decir la verdad total o solo lo que le conviene.

***

¿Quién controla las motos sin silenciador?

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -