16.4 C
Pereira
lunes, mayo 20, 2024

Cien años de la Universidad Libre (II)

Es tendencia

- Advertisement -

Jaime Cortés Díaz

Columnista

En la pasada columna se hicieron notas acerca de los 100 años de la Universidad Libre, cuyo registro se remonta en pos de la modernidad y por supuesto de las situaciones del país que desembocaron en el recinto de la Gran Convención Liberal de Ibagué en 1922, presidida por Simón Bosa e inspirada por el General Benjamín Herrera con la intención de fijar un derrotero de transformación social. De la agenda nació el claustro en los términos ambientados en el artículo referido, en la reciente celebración centenaria en el Teatro Tolima se escuchó también la conferencia del historiador Álvaro Tirado Mejía, quién señaló que esa Convención, madre de la Unilibre, fue “producto de diferentes antecedentes y circunstancias políticas, sociales y doctrinales… El país quedó exhausto, la economía devastada y como resultado trágico se produjo la separación de Panamá…De allí, el propósito de Benjamín Herrera y de los dirigentes del partido de marcarle un derrotero cívico, de ejercer la oposición por la vía electoral y de convertir la paz en un punto central de la política nacional”. De tal esencia surge entonces la fundación del centro para el examen crítico del magisterio universal, sin dogmas que perturben la conciencia individual, según manifestación de su animador, constituyéndose, al decir de Tirado Mejía, en hito “sustancial de la historia moderna de Colombia…parte de los afectos y preocupaciones del general Herrera quien días antes de morir [en 1924 a los 74 años] dispuso en sus recomendaciones “apoyar hasta asegurar su definitivo y regular funcionamiento a la Universidad Libre, que yo estimo la obra más trascendental del liberalismo en los últimos tiempos”. Igualmente se refirió a la autonomía universitaria, a reformar la enseñanza secundaria y profesional en lo científico y técnico; establecer la educación primaria como obligatoria. El presidente Eduardo Santos rememoró estos impactos siendo director de El Tiempo en 1926, al citar la frase clásica: “La muerte de los grandes hombres siempre es prematura”.

Jorge Soto del Corral, ilustre egresado, ministro, congresista, tratadista, rector en 1933, ratificó el ideario al expresar sobre el aula de Herrera: “Esta debe ser una Universidad que merezca tal nombre. Donde no se tenga miedo a las teorías, donde no se tema en inquietar a los alumnos. Donde todo se estudie y  todo se discuta, y de este estudio y de esta comparación, saque el alumno la deducción que quiera. El temor por la inquietud espiritual del discente ha de ser sustituido por el diametralmente opuesto: hacerlo pensar…”

Un capítulo sobreviniente fue la creación de la Seccional Pereira, 47 años después (1969) con la denominada “marcha de pupitres” realizada por 27 personas que, como se relató en escrito de esta autoría (El Diario 15/12/2019), pretendían estudiar derecho pero su buena fe fue asaltada por mercaderes de la enseñanza. Estos alumnos “crean” la Universidad Independiente, que de acuerdo con la investigación del periodista y abogado Luis García Quiroga, “es en el mundo la única fundada por estudiantes…” la cual con el apoyo de  Rodrigo  Rivera Correa, Daniel Becerra Piedrahita, Eduardo Jaramillo González, Alberto Mesa Abadía, Gonzalo Quiroga Valbuena, Hernán Ocampo Valencia y otros profesionales, obtuvieron el beneplácito de las directivas centrales, y de tal aceptación, se expande la Corporación con amplia incidencia  en la región. En la efemérides local 50, el presidente Miguel González y el rector Fernando Uribe exaltaron los aportes de los estudiantes fundadores Idelfonso Sánchez, Álvaro Marín, Raúl Álvarez, Guillermo Ormaza. Hoy, la Alma Mater ha obtenido por tercera vez, Acreditación Institucional Multicampus de alta calidad por parte de Mineducación. Se ha ponderado, en distintas ocasiones, las respectivas administraciones de César Augusto López Arias, Juvenal Mejía Córdoba, Jaime Arias López, Darío García, Vicente Zuluaga, Jaime Cortés Díaz y Miguel González Rodríguez (actual) quiénes han presidido los progresos físicos y académicos, engrandeciendo el legado del general Herrera, bajo el lema Scentia Fons Libertatis (la Ciencia Fuente de la Libertad).

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -