27 C
Pereira
lunes, julio 15, 2024

Carta abierta a la Corte Constitucional

Es tendencia

- Advertisement -

Por: Iván Tabares Marín

Muy honorables magistrados:

Quiero presentar, con todo respeto, una serie de consideraciones relacionadas con el enfoque de género al que la Honorable Corte ha dado un manejo perjudicial para todos los colombianos.

La mayor parte de los países han venido sumándose a un rechazo radical del enfoque de género, convertido en norma constitucional colombiana por obra del Acuerdo de Paz firmado por el expresidente Juan Manuel Santos y las guerrillas de las FARC-EP en diciembre de 2016. 

El 20 de octubre del 2022, 34 países, incluido Estados Unidos de Norteamérica, suscribieron La Declaración de Ginebra contra el enfoque de género, aplicable a nuestra Carta Política. En el mismo sentido se han manifestado también China, Rusia, Italia, Argentina y los países escandinavos, entre otros. Colombia se mantiene al margen del resto del mundo y al lado de los países controlados por el Foro de Sao Paulo. 

Por otro lado, nuestra Corte viene profiriendo fallos que aplican de manera ambigua o contradictoria el enfoque de género con un enorme daño para la economía nacional y nuestra organización familiar. Es el caso de autorizar a cualquier varón, que se perciba como mujer, de presentarse ante un notario quien tendrá la obligación de certificar su nueva condición de “género” sin ningún otro requisito, como las certificaciones médicas sobre los procedimientos quirúrgicos realizados para el caso, tratamientos hormonales y seguimientos psiquiátricos o psicológicos del interesado y su familia. 

Ese varón “convertido” en mujer podrá acudir a Colpensiones o a su fondo privado a reclamar la pensión a los 57 años y con solo mil semanas de cotización sin ninguna implicación para su vida personal o familiar. Seguramente muchos varones colombianos recurrirán al amparo de la Corte para obtener ese beneficio, lo que sin ninguna duda agravará la crisis del sistema pensional cualquiera que sea el futuro de la reforma aprobada.

El Acuerdo de Paz dio una definición equivocada del enfoque de género en el Capítulo 6 titulado Implementación, Verificación y Refrendación. En el principio general para la implementación, titulado “Enfoque de género”, dice: “En el presente Acuerdo el enfoque de género significa el reconocimiento de la igualdad de derechos entre hombres y mujeres y de las circunstancias especiales de cada uno, especialmente de las mujeres (…)”

Hombres y mujeres no son géneros, son sexos. Eso está en abierta contradicción con el enfoque de género, como si los redactores del Acuerdo no solo desconocieran tal enfoque, sino también su versión posmoderna, que niega las identidades de género por ser construcciones culturales, lo que no es completamente cierto. La corte utiliza en sus fallos la versión posmoderna, en franca contradicción con nuestra Constitución, la ciencia y nuestra cultura, y que no aparece en el Acuerdo.

La Corte debe revisar el Acuerdo de Paz, al menos en lo relacionado con el enfoque de género, y corregir sus fallos anteriores relacionados, incluido el inexistente derecho al aborto. Por el bien de la familia y el de nuestras instituciones democráticas.

 

Artículo anterior
Artículo siguiente

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -