17.4 C
Pereira
jueves, junio 13, 2024

Carta a mi hija Antonella

Es tendencia

ÁRBOLES

¿Pecar me hace malo?

- Advertisement -

Andrés García
Columnista

Princesa,

Mi voto de hoy domingo no está determinado por partidos políticos, slogan publicitarios, fotografías en vallas, misivas procedentes de los equipos de trabajo que soportan los mensajes de las campañas políticas ni por conocidos que participen en la presente contienda. Mi voto de hoy no será respuesta al miedo que algunos pretenden inculcar en las mentes de electores incautos, temores infundados, amiguismos o por recomendación de terceros.

En minutos mi decisión en la urna tampoco estará influenciada por el calor del agite político, los hechos acontecidos en los últimos días ni la tensión con la que la gran mayoría de ciudadanos mayores de 18 años llega a las urnas. Mi decisión hoy es por esa Pereira y ese departamento en los que quiero que vivas el día de mañana, territorios llenos de oportunidades, progreso y calidad de vida. Mi decisión de hoy es por tu seguridad, tu educación, tu salud y por el esparcimiento que quiero para ti y que mereces tener.

Pensar en tu futuro no es solo mirarte y tratarte con amor, invertir en tu formación integral, humana, espiritual, académica, procurarte bienestar, enseñar a levantarte en los momentos de adversidad, que vivas siempre agradecida y, en especial, que tengas presente de que existe una inteligencia superior -un Padre Universal amoroso- que siempre nos guía y protege. Pensar en tu futuro es también asumir la responsabilidad de tomar decisiones correctas en el presente, particularmente aquellas relacionadas con la construcción de la ciudad y del departamento que te vieron nacer, te han visto crecer y en los que, seguramente, vivirás gran parte de tu vida.

Elegir bien el día de hoy tendrá un impacto definitivo en tu vida. Hoy tengo el deber y la responsabilidad de saber elegir por ti y por todos aquellos niños que al igual que tú merecen un futuro con más y mejores probabilidades de éxito. Si mi voto contribuye en ese propósito, ese voto consciente es sagrado, innegociable y más que una oportunidad lo asumo como un mandato para y por tu felicidad. Hoy quiero decirte que no puedo, no quiero y no voy a ser inferior a la grandeza de tus sueños, mucho menos de tus derechos.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -