21.6 C
Pereira
domingo, abril 21, 2024

CARROTANQUES Y SANITARIOS

Es tendencia

- Advertisement -

En uno de los muchos recorridos que realicé dentro del resguardo indígena del Chamí, en Mistrató, llegué hasta un tambo indígena y me sorprendió observar que frente a ella se encontraba un sanitario de color blanco, yo diría, sin estrenar, pero en su taza había pequeña mata florecida, como adorno. Al preguntarle a uno de los indígenas, la razón del sanitario me respondió que un día llegaron repartiéndolos por la vereda y ellos se quedaron con uno de ellos. Son embargo, nunca les dijeron para qué eran, y, además, diría yo, en la vereda no hay acueducto o algo parecido como para suministrar agua al sanitario.

Preguntando luego lo que había pasado, el gobernador mayor me dijo que había sido una compra que había hecho el municipio para dotar de sanitarios a los indígenas del resguardo. Seguramente el señor alcalde no conocía en el medio en el cual vive la comunidad indígena. 

Algo parecido ocurrió con un sacerdote que por cuenta de la Curia, compró una gran cantidad de colchones para que los indígenas no durmieran sobre el piso de esterilla, que es lo usual en la comunidad. Entonces era fácil observar cómo en los tambos indígenas había una gran cantidad de colchones en donde hacían nidos gallinas, perros y otros animales.

Todo lo anterior para insistir en algo que he planteado muchas veces: cuando se trata de inversiones o programas a desarrollar dentro de comunidades indígenas o de afros, es bien importante conocer su cultura, sus condiciones de vida, para no realizar acciones que finalmente se convierten en recursos perdidos, tal como lo están reseñando los periodistas, de lo ocurrido en la Guajira, en donde se hizo una gran inversión en unos carrotanques para llevar agua a los indígenas, pero sin tener en cuenta que hay áreas por donde el tráfico vehicular simplemente es imposible. Todo ello, sin tener en cuenta, seguramente, los torcidos que se pudieron dar en ese proceso de negociaciones, que no fueron de poca monta.

Recuerdo en alguna ocasión que en Riohacha tomamos un jeep con destino al Cabo de la Vela y el conductor, bien curtido, nos decía: “por allí no se puede porque la arena es blanda, por allá no, porque salen muchos niños indígenas a pedir limosna, por allá no porque son sitios peligrosos en donde nos pueden atracar. 

Faltó alguien que le dijera al negociante: carrotanques no porque se entierran.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -